2013-09-28 19:09 FC Barcelona Por: Administrador

El líder pierde a Messi, pero hace historia en Almería (0-2)



Joan Tubau

No hizo falta que el colegiado Ayza Gámez alargara el partido siete minutos. Tampoco hubo necesidad de poner en un aprieto al árbitro inventándose penaltis que no eran. El Baça ha ganado en Almería imponiendo su incontestable superioridad física y técnica. Y a la vez hace historia encadenando siete victorias consecutivas en el arranque liguero. Lo nunca visto en el FC Barcelona.



Leo Messi resolvió el encuentro con un golazo marca de la casa. Zurdazo desde lejos al poste y adentro. Era el minuto 20. El partido estaba encarrilado. Sin Neymar y sin Xavi. Sin embargo, en el minuto 27 Leo se ha resentido de una antigua lesión, la misma de París la temporada pasada y ha abandonado el terreno de juego aquejado de la lesión muscular más temida en el Barça: el bíceps femoral, esta vez localizado en la pierna derecha.

La salida del campo de Messi, que ha sdo sustituido por Xavi, ha provocado cierto desconcierto en las filas barcelonistas y el Almería se ha lanzado con decisión en busca del empate. Si la posesión con Leo era del 75%, sin él en el campo ha bajado hasta el 65%.

Algo importante debió decirles Martino a los jugadores en el vestuario porque la segunda parte ha sido un auténtico paseo para el Barcelona. Si en la primera mitad Valdés ha tenido que prodigarse en un par de intervenciones, en la segunda se ha convertido en un espectador más con poquísimo trabajo. El Barcelona se ha mantenido fiel a su estilo de siempre y ha impuesto su fútbol de control como en sus mejores tiempos. El balón corría de un jugador a otro mientras los jugadores del Almería lo perseguían sin convicción y acierto.



El Barça jugaba con el Almería y fruto de su deominio llegó el gol de Adriano en el minuto 56. Un gol que resume el fútbol que estaba practicando el Barcelona en esos momentos. Xavi envía a Cesc y éste cuelga el balón en el área para que Adriano lo introduzca en la portería rival. Tuya-mía. Mía -tuya. El fútbol de control del Barça, acompañado de una presión eficaz, volvía a expresarse de la mejor manera posible. Aún pudieron llegar un tres goles más si Bartra, Tello y Alves, sólos ante el portero Esteban, hubieran tenido más acierto de cara a gol.

Pero bien está el 0-2. Resta confiar que la lesión de Messi no revista gravedad. De hecho la naturalidad con la que ha presenciado la segunda parte del partido desde el banquillo da a pie a pensar que no estamos ante nada grave. Por otra parte, la nota más positiva del partido ha sido la excelente actuación de Bartra. Seguro atrás y eficiente sacando el balón. El Barça conserva el liderato sin pasar apuros y sin necesidad de utilizar al árbitro para que proporcione asistencias de gol. Eso queda por otros, que sí tienen problemas para saber a qué juegan.


Deja tu Comentario