2015-09-24 17:09 FC Barcelona Por: Administrador

El liderato del Madrid se tiñe de escándalo



Joan Tubau

Cuando un balón impacta en el brazo de un jugador del Barcelona es penalti claro. Lo dice el reglamento, cuando el brazo o la mano desvía la trayectoria del balón dentro del área, el árbitro debe señalar penalti. Y eso es exactamente lo que sucede cuando un jugador del Barcelona toca el balón con la mano dentro del área. Ahora bien, cuando es un jugador del Real Madrid, la cosa cambia y aparecen los atenuantes.



De la misma manera que el gol ilegal de Benzema ante el Granada fue en fuera de juego "por poco" y por tanto, parece ser, hizo bien el árbitro en darlo por bueno al haber sido por "tan poco", hoy con Pepe ha sucedido algo similar con su mano. Al no tratarse de un jugador del Barcelona, la mano de Pepe ha sido involuntaria. Incluso para el diario As ha sido hombro (juzguen la foto). Y todos los atenuantes, "el balón impacto" y no al revés, "Pepe no pudo evitarlo"...

Qué curioso, perdonamos a Pepe porque "no pudo evitarlo", en cambio si a Piqué le da un balón en la mano en el Bernabéu es penalti claro y hasta parece que Piqué hizo mal por no cortarse los brazos. para evitarlo Es el doble rasero que se lleva en el entorno mediático del Real Madrid. Pero ni tergiversando la realidad van a convencernos de que el Real Madrid ha accedido al liderato en un partido teñido por la vergüenza, ha vuelto a beneficiarse de la generosidad del comodín del árbitro, siempre dispuesto a salir al quite. Cuando no son penaltis que no son, son penaltis que son. Y si no, goles ilegales que se convierten en legales. O al revés si es el rival el que marca. Como diría Jose Mourinho, "a mí me daría vergüenza ganar así". Aunque hace falta ver si existe la vergüenza. La abstinencia de títulos  y el hambre atrasada es muy mala. Y, por lo que se ve, hay prisa por recordar lo que es eso de cantar el alirón.


Deja tu Comentario