2014-04-24 09:04 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid acaba con el ciclo del Barça y también con el de Guardiola



Carlos Muñiz

Ver anoche al Bayern jugando en el Bernabéu era como ver al Barcelona. Pases y más pases, control absoluto del balón en el centro del campo y vulnerabilidad absoluta en defensa. El Real Madrid le regaló la pelota al Bayern y estuvo atento a recuperarla para sorprender al rival en el contragolpe. No gana el que más minutos tiene el balón, sino el que más goles marca. El Madrid ganó la Copa ante el Barcelona y ganó también el partido de anoche.



Por momentos el dominio del Bayern Múnich llegó a ser abrumador. 75% contra 25% del Real Madrid. Pero Casillas bostezaba porque no le llegaban nunca. El Madrid, en cambio, sólo necesitó de tres ocasiones en la primera mitad para marcar un gol y sembrar el pánico con las otras dos.

El estilo Guardiola que emplea el Bayern y que todavía sigue utilizando el Barça sólo tiene algo que le permite superar a los rivales: Leo Messi en su mejor versión. Cuando Messi estuvo bien, él tapó con su talento las lagunas que ofrecía la estrategia de Pep. Pero ahora que ha perdido la chispa y no consigue recuperar el ritmo de juego que le llevó a ganar el Balón de Oro, el Barça se ha convertido en un equipo previsible y sin capacidad para sorprender al rival. Lo mismo le pasa al Bayern, con la diferencia de que el Bayer no tiene ni la mejor ni la peor versión de Messi. No lo tiene. Debe apechugar con Robben, despedido del Real Madrid, y un Ribery que aspiraba a Balón de Oro demostrando anoche que esta a años luz de Cristiano Ronaldo.

Se acaba un ciclo, el ciclo del fútbol aburrido. Con Leo Messi Guardiola salió invicto del Bernabéu en sus siete visitas con el Barcelona. Sin Messi ha caído en la primera oportunidad que se le ha presentado. Cierto que quedan 90 minutos por disputarse, pero jugando así, se le puede hacer de noche al Bayern buscando un gol en Múnich mientras los delanteros del Madrid llegarán dos, tres, cuatro veces al área de Neuer y no perdonarán.



Este Bayern poco tiene que ver con el poderoso Bayern de Jupp Heynckes que apabulló en Europa. Lo han amanerado. Cierto que ha ganado la Bundesliga y jugará la final de Copa alemana, pero es que en Alemania sólo hay un equipo. Lo demás son meras comparsas. Es normal que Beckenbauer se ponga nervioso.

Aqui no hay más realidad que en una semana el Barça ha acabado con el ciclo del Barça y ha preparado a Guardiola para rematarlo dentro de siete días. Dos ciclos liquidados en una semana.


Deja tu Comentario