2014-12-13 19:12 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid acabará el año como líder y con un partido menos



Segio Marco

El triunfo en Almería de ayer situó al Real Madrid con 39 puntos en la clasificación. El empate en Getafe de esta tarde deja a los culés con 35 puntos. Es decir que el Real Madrid se va tranquilo al Mundial de clubs, aplazando su partido liguero de la decimosexta jornada con el Sevilla -que se jugará el 4 de febrero-, ya que incluso con un partido menos jugado el Barcelona no le puede dar caza aunque gane la próxima semana al Còrdoba en el Camp Nou.



La conclusión del triunfo blanco en Almería y del empate del Barça en Getafe, que ha puesto en cuatro puntos la diferencia entre ambos, es que el único equipo que depende de sí mismo para ser campeón es el Real Madrid. El Barcelona necesita de dos tropiezos blancos para darle alcance. Es decir, que, tal y como están las cosas, el Real Madrid podría permitirse el lujo de perder en el Camp Nou en el clásico de la segunda vuelta mantiendo intactas sus posibilidades de ser campeón.

En los primeros compases de la competición el Barcelona llegó a sacarle cuatro puntos de ventaja al Real Madrid aprovechando las derrotas blancas de Anoeta y del Bernabéu ante el Atlético. Desde entonces el Real Madrid no ha heco otra cosa que ganar y ganar. Y 20 partidos después, todos ganados, el equipo blanco parece haber dejado la Liga sentenciada. Y no por una cuestión numérica de resultados, sino por las sensanciones que deja cada partido que disputan el Real Madrid y el Barcelona. Lo más normal, tal y como están unos y otros, es que la ventaja de cuatro puntos que les separan hoy vaya en aumento de manera favorable a los intereses del Real Madrid

FOTO: Twitter.



 

Deja tu Comentario