2014-04-08 23:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid alcanza las semifinales robando



Joan Tubau

Después de ver al Madrid en el clásico y hoy en Dortmund, no hay duda de que es el rival más débil de las semifinales. Si el Barça supera al Atlético, sería el rival ideal para garantizar el pase a la final de Lisboa, aunque también hay que contar con el árbitro. Lo de que a la UEFA le interesa ver a Cristiano Ronaldo en la final de Lisboa ha dejado de ser una leyenda urbana para convertirse en una realidad.



Hoy el árbitro, Damir Skomina, se ha encargado de ponérselo fácil al Real Madrid. De entrada un penalti por entender que una mano de espaldas al balón era merecedora de la pena máxima. Más clara fue la del Betis el sábado en el Camp Nou y la furibunda caverna mediática madridista no vio nada allí. Seguramente hoy los mismos que no vieron el penalti en el área del Betis pensarán que el de Dortmund era más grande que una catedral. Indignante. Pero Dios es justo y lo paró el portero alemán.

Poco después se produjo un derribo en el área blanca a Lewandowski que el colegiado, claro está, no quiso ver. Y lo de siempre, Pepe, al margen de colaborar activamente en los dos goles alemanes -jugar a fútbol no es lo suyo-  se dedicó a lo que mejor sabe hacer: pisar tobillos y protestar. Protestar todo lo que le pitan en contra al Madrid y protestar todo lo que no le pitan al rival. Pisotones y más pisotones. Sin tarjeta, por supuesto. Aquí el único que pisa es Busquets. Pepe, angelito, es incapaz de matar una mosca. Ni a mocazos. Y mientras Alonso iba dando puñetazos en el costado a los rivales y entrando a hacer daño al tobillo, no vio la amarilla hasta su tercera acción de roja.  Luego, al comienzo de la segunda mitad una escalofriante entrada de Alonso, un especialista en hacer daño sin que se vea, no vio la segunda tarjeta amarilla, que debió ser la tercera. Y Alonso siguió jugando gracias al favor del arbitro.

Luego Ramos le da un puñetazo en la cara a Lewandowski dentro del área, le enseñan tarjeta, pero de penalti nada. Estas cosas están reservadas al Real Madrid, cuyo entorno llora y llora cuando los penaltis se los pitan a otros equipos, pero callan cuando el árbitro se decanta de forma descarada en favor de los intereses blancos.



Y Ancelllotti sacó a Di María del campo para poner a Casemiro a repartir con el 2-0. El Madrid no quería buscar el gol, se conformaba con dejar una imagen penosa, una vez más, en Alemania defendiendo como podía el 2-0 como un equipo pequeño y sin preocuparle la patética imagen que estaba dejando en Europa. Y mientras tanto, Pepe intentado organizar tanganas. Dos veces lo probó, pero los alemanes no estaban para provocaciones. Quizá esperaba que alguien le pasara por encima para poder llorar, pero esta vez no tuvo suerte.

La imagen del partido fue Cristiano Ronaldo pidiendo la hora. Sería de la vergüenza que estaba pasando viendo a sus compañeros que, sin él, demostraron ser una banda. Sin embargo, cuando eso ocurre ahí está el árbitro dispuesto a echar una mano.

Vista la actuación arbitral y conocido el interés de la UEFA por tener al Madrid en la final de Lisboa, mejor que le toque cualquier otro al Barça, si mañana elimina al Atlético. Si hay duelo con el Madrid, será una eliminatoria de esas que Mourinho llamaría "de vergüenza" y con el resultado escrito de antemano. A favor del Real Madrid, naturalmente.

Será por Bwin o será por Fly Emirates, pero... ¿por qué el Real Madrid tiene bula arbitral? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿lLes dará vergüenza ganar así?


Deja tu Comentario