2014-10-05 22:10 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid asusta con triplazos y dobletes (5-0)



Sergio Marco

Fueron cinco goles, pero pudieron haber sido, seis, siete, ocho, nueve, diez, once... Hasta ocho paradas de mérito hizo Iraizoz logrando desesperar a los delanteros madridistas, que esta noche han podido cerrar un resultado histórico ante el Athletic. Iraizoz se ha encargado de maquillar el tanteo y de dejarlo en un honroso 5-0. 



Lo cierto es que al margen del triplete de Cristiano y del doblete de un Benzema, que está que se sale (¡qué bueno que vinieste, Chicharito!), Iraizoz ha detenido tres disparos más de Cristiano, dos de Bale, otro de Benzema y otro de James que podían haber acabado perfectamente en gol. La máquina de golear del Real Madrid está perfectamente engrasada y lista para liquidar a cualquiera. El próximo rival del equipo de Ancelotti en el Bernabéu será el Barcelona. Lo de hoy era un aviso para meterles el miedo en el cuerpo. 

Ancelotti ha alineado a su equipo de gala y el Bernabéu ha disfrutado a lo grande. Ya nadie se acuerda de Casillas ni del debate en la portería, porque el espectáculo que ofrece este equipo no permite entretenerse con menudencias y exige prestar atención al permanente festival de goles. Y el espectáculo está delante. El Madrid, bien armado atrás y bien situado en el centro, tiene una delantera demoledora, letal. Juegan de memoria, se buscan y se encuentran. Y siempre la misma jugada. Pase medido desde el centro a un extremo para que desde allí salga el balón en dirección al que tiene que marcar. Hoy el que tenía que marcar era Cristiano Ronaldo, como siempre, pero Karim Benzema ha querido sumarse a la fiesta. Si el portugués ha conseguido un triplete, el francés ha hecho un doblete y ha confirmado la progresión en su juego que venía mostrando en los últimos partidos.

Buena noticia la recuperación de Benzema. Maravilloso confirmar que Cristiano Ronaldo no pierde el hambre. ¡Es tremenda la furia con la que sale a golear! Excelente la progresión en alza de James y también la convincente actuación de Bale, que ha tapado la boca a quienes ya empezaban a dudar de él. Mucha calidad hay ahí delante. Y hoy el Madrid ha tirado de ellos, los delanteros. Pero es que luego ha salido Isco y la ha liado y ha puesto patas arriba a un Bernabéu que le come en la mano.



Han entrado cinco, pero podrían haber sido muchos más. Es un aviso para navegantes, especialmente para los navegantes que en dos semanas tiene que patronar por las aguas turbulentas del Bernabéu. Se van a encontrar a un Real Madrid estratosférico que ha resuelto sus dudas, como sucedió el año pasado, y va lanzado a por el título de Liga. A cuatro puntos, sí. Pero la Liga es muy marga.


Deja tu Comentario