2013-08-04 08:08 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid cumple el trámite contra el Everton y ya espera a Mou (2-1)



Edu Soler

El contragolpe fue letal. El Real Madrid exhibió su faceta más mortífera en rapidísimos contraataques y logró superar a un Everton sin ideas. Carlo Ancelotti confeccionó un once muy parecido al de Mourinho con el único cambio de Isco por Di María. La entrada del ex del Málaga aporta clarividencia en la mediapunta y, junto a Özil, es el jugador llamado a surtir de balones a Cristiano para que éste siga acrecentando su leyenda.



El choque no tuvo mucha historia. Los madridistas saltarón al terreno de juego dormidos, parcos en juego y a punto estuvieron de encajar el 0-1 en una acción de Mirallas. Marcelo no encontraba su sitio sobre el campo y Coleman le desquició hasta que Ronaldo apareció para firmar el primero. El crack portugués recogió una asistencia mágica de Özil y batió sin problemas a Howard. 

Los de Roberto Martínez buscaron la réplica, pero Fellaini se topó con un gran Casillas. El cancerbero evitó el empate en una acción de mérito tras el tiro del delantero. Poco a poco, los de Liverpool se adueñaban del esférico y cuando todo parecía que podrían conseguir la igualada, un nuevo arreón blanco les dejó helados. Modric recupera un balón en la medular, asiste para Cristiano que, de primeras, habilita a Özil que marca a puerta vacía. 

Con el 2-0 se llegó al descanso. Tras la reanudación, Ancelotti cambió a medio equipo. Con los suplentes, el Madrid perdió pegada y se dejó dominar por el Everton. Los ingleses gozaban de la posesión, pero no encontraban la manera de perforar la meta de Diego López. 



Jelavic sustituyó a Kone en punta de ataque y de sus botas emergieron las mejores ocasiones para el cuadro de Martínez. El bosnio fue una auténtica pesadilla para la zaga blanca y en el 61', recortó diferencias con una gran acción individual. Los británicos adelantaron sus líneas, pero la entrada de Jesé sobre el terreno de juego en sustitución de Cristiano fue una bocanada de aire fresco para el Real Madrid. El canterano se asoció con Carvajal y fue el más incisivo para tratar de sentenciar. 

El internacional sub-20 mostró destellos de su inmensa calidad, aunque no atinó en el remate final. El morbo se produjo en el minuto 83, cuando otro de los cracks de la Rojita, Gerard Deulofeu, saltó al terreno de juego. Ambos astros se encontraron sobre el césped y, pese a que no tuvieron tiempo de batirse en un duelo particular, demostraron que son el futuro de la selección española.

Con esta victoria, los de Carlo Ancelotti acceden a la final de la Guinness International Champions Cup donde esperan encontrarse con un viejo conocido, el Chelsea de José Mourinho. 

 

 
//

 


Deja tu Comentario