2013-12-18 22:12 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid de los canteranos se impone sin despeinarse (2-0)



Carlos Muñiz

Hasta siete jugadores de la cantera blanca ha utilizado hoy Carlos Ancelotti para solventar el partido de vuelta de los 1/16 e final de la Copa del Rey ante el Olimpic de Xátiva: Casillas, Carvajal, Casemiro, Arbeloa, Nacho, Jesé y Morata. Toda una declaración de intenciónes que indica con claridad que para Ancelotti La Fábrica es un tema importante que hay que tener muy en cuenta.



El Bernabéu ha disfrutado con sus chavales en el que se supone ha sido el último partido de los Ultras Sur ocupando sus localidades habituales del Fondo Sur. Con ausencias de peso como Cristiano Ronaldo, Bale, Benzema, Sergio Ramos, Xabi Alonso o Modric, este Real Madrid se ha limitado a cumplir el trámite cumpliendo con su obligación de vencer al rival para superar la ronda, pero sin excesos. El equipo blanco ha jugado al tran tran, sin apretar a fondo el acelerador.

De hecho el 1-0 ha llegado solo en el minuto 18 en una jugada en la que Di María envía sobre Jesé y éste cede sobre Illarra, que no perdona y consigue su primer gol como profesional. Nunca había marcado en Primera. Ni con la Real Sociedad ni con el Real Madrid. La eliminatoria ya estaba encarrilada después del 0-0 del partido de ida. Pero el 2-0 no tardaría en llegar. Fue en el minuto 30, cuando Alcázar toca el balón claramente con la mano dentro del área. Penalti y gol transformado por Ángel Di María, aunque el portero Francis estuvo muy cerca de detener el lanzamiento.

Con el 2-0 y una hora por delante, el Real Madrid se ha limitado a controlar el partido evitando sustos en el contragolpe del rival en jugadas como la que sirvió para que Pepe se ganara la amarilla tras una entrada a John cuando se disponía a entrar en el área de Casillas con todas las ventajas del mundo. Tras el descanso Illara dio el susto con un golpe que le envió al vestuario siendo sustituido por Xabi Alonso. Era el minuto 58. Diez minutos más tarde Isco dejaría su plaza a Benzema y Marcelo entró por el tarjeteado Carvajal. El Madrid reclamó un penalti en el área valenciana por una posible mano de Peris.



Al final del partido se produjo un choque entre Casillas y Casemiro que pudo haber acabado mal para los dos. Se trataba de superar el trámite sin secuelas físicas y el objetivo está cumplido. Ancelotti ha podido hacer rotaciones y extraer conclusiones de lo que pueden dar de sí varios jugadores que habitualmente no disponen de minutos para jugar. Ahora le espera al Madrid el Osasuna, con quien tiene una cuenta pendiente después del reciente empate que cosecharon los blancos en El Sadar en partido de Liga.


Deja tu Comentario