2013-02-19 13:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid de Mourinho es un ejemplo de antideportividad



En los 50 días que llevamos de 2013 al Real Madrid le han expulsado a seis jugadores entre la Liga y la Copa del Rey. El equipo blanco ha jugado 150 minutos en inferioridad numérica y, además, aprovechándose de que los árbitros no se atreven a castigar todo lo que ven. De eso saca partido Mourinho. Sabe que como mucho le expulsarán a un jugador, por eso envía a los demás a jugar al límite o sobrepasando los límites del reglamento.

La primera expulsión fue la de Adán ante la Real Sociedad cuando apenas se habían jugado cinco minutos. Cuatro días después le tocó ver la roja a Ramos en el partido de Copa del Rey ante el Celta de Vigo. Le cayeron cinco partidos por llamar “sinvergüenza” a Ayza Gámez. En el Osasuna-Real Madrid de liga fue expulsado Kaká. Di María y Coentrao fueron los siguientes en el Valencia-Real Madrid de Copa. Y finalmente, ante el Rayo fue expulsado Sergio Ramos.
Hay quien duda de que alguna de estas expulsiones hayan sido forzadas, por ejemplo la de Di María en Valencia, como producto del mal entendimiento que existe a nivel interno en el verstuario del Real Madrid.

La cuestión es que el Barcelona encabeza la Liga y la clasificación del Juego Limpio mientras el Real Madrid de Jose Mourinho va encadenando tarjetas y expulsiones y se mantiene en la tercera posición a 16 puntos del líder. Es decir, que la agresividad desmedida tampoco da resultado.

 



 


 

Deja tu Comentario