2012-08-28 18:08 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid debe hacer valer la historia y la fuerza del Bernabéu



Tres partidos, un empate y dos derrotas. A simple vista puede parecer un inicio desastroso y es cierto que no ha sido el deseado, pero si uno se para a analizar la situación no es, ni mucho menos, límite: Igualada en casa contra el segundo mejor equipo de la Liga, el Valencia, y derrota por la mínima y marcando dos goles en el Camp Nou (3-2) en una final a doble partido donde ese resultado es hasta positivo para los blancos. El fiasco en Getafe es realmente el único punto negro serio de este comienzo de campaña.

Aun así, el Madrid y Mourinho saben que hay que cortar este clima derrotista y qué mejor que hacerlo doblegando al eterno rival en casa, dándole la mejor de las alegrías a los aficionados. Una victoria contundente ante los de Tito Vilanova puede no sólo arreglar lo del domingo, sino revertir por completo la situación y hacer que sean los azulgrana los que tengan dudas a partir del jueves.



El Madrid confiará en el espíritu de Juanito, en la caldera que será un Bernabéu abarrotado y en esa magia que rodea siempre al equipo blanco cuando tiene que remontar resultados en casa. Pensándolo bien, la derrota en el Camp Nou provoca el escenario que más enciende y motiva históricamente al madridismo para la vuelta: Esa sensación de tener que salir a por todas, de toque de corneta, de asedio y de batalla épica por remontar y lograr la victoria.

Las estadísticas y la historia están clarísimamente con el Madrid, pese a lo que puedan pensar algunos: Hasta que el Barça lograra ganar a los blancos sobre la bocina el pasado año, el equipo merengue dominaba por 4-0 en enfrentamientos directos en la Supercopa. La edición del curso pasado fue la segunda en la que los culés jugaban la vuelta en casa de sus cinco duelos. En las otras tres ocasiones, el Madrid jugó el segundo partido en el Bernabéu y siempre ganó.

Los resultados ante los azulgrana en partidos de vuelta de la Supercopa en casa fueron siempre, además, claros a favor de los blancos: En 1988, por 2-0; En 1990, por 4-1; En 1993 por 3-1 y en 1997, de nuevo, por 4-1. La última goleada llegó además en una situación similar a la de ahora, pues el equipo había perdido por 2-1 en el Camp Nou en la ida después de empezar adelantándose en el marcador con un gol de Raúl de cabeza.



En esta edición, al Madrid le vale con vencer por la mínima siempre que sean resultados de 1-0 ó 2-1. El 3-2 provocaría la prórroga, por lo que el equipo de Mourinho tiene un amplio margen de seguridad respecto al resultado final siempre que vaya ganando. Por otro lado, el equipo estará motivado al ser la primera vez que el choque de vuelta se juega en casa desde que el portugués es técnico merengue. Será la primera vez que juegue con esa ventaja, algo de lo que nunca ha disfrutado en sus anteriores eliminatorias a doble partido contra los culés.

Todo está a favor para que Mou pueda conseguir su primer triunfo contra el Barça en el Bernabéu. Además, para mañana podrá contar presumiblemente con Pepe en el centro de la defensa, un hombre fundamental siempre en estos partidos. Es hora de levantarse. 


Deja tu Comentario