2012-11-18 14:11 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid disfruta del equipo y con una manita (5-1)



El Madrid ha empezado el encuentro muy concentrado, sin precipitarse pero sin entregar el balón al rival. Con Karim Benzema de vuelta al equipo, los de Mourinho han recuperado la referencia en punta y vaya si se ha notado, pues después de varios minutos especulando con el balón los locales han encontrado el camino.

Así ha sido como en el once ha llegado el golazo de Karim Benzema. Luka Modric ha visto perfectamente el desmarque del delantero y le ha enviado un balón largo y vertical que el francés ha logrado impactar, y ha hecho rebotar el cueroen Aurtenetxe para que terminara imprimiendo una parábola espectacular que se ha colado por encima del portero.



Sin un gran dominio del partido, el Madrid ha seguido controlando los tiempos y poco a poco han ido durmiendo el encuentro, momento en idóneo en el que el Madrid ha sabido dar su segundo zarpazo. Mesut Özil ha centrado al punto de penalti y Sergio Ramos, que ha creído siempre en el centro del alemán, se ha estirado a ras de suelo para rematar con la cabeza al fondo de la red.

Y uno, sólo un minuto después, la perla de la noche. Karim Benzema ha recibido en el interior del área, escorado y de espaldas a la portería. Pero eso no ha sido problema para el delantero para darse la vuelta y en un disparo perfecto con la izquierda ha colocado el balón justo donde no llegaba Iraizoz, que ha realizado una estirada inútil ante un disparo sólo al alcance de los más grandes.

Antes del descanso otro regalo para los presentes. Cristiano ha asistido a José Callejón pero el canterano ha estrellado el balón en el palo, en lo que ha sido el preludio del tanto del Athletic. Ibai ha disparado a la base del palo un centro raso desde el punto de penalti y ha puesto la nota de color en el lado bilbaíno.



Se lo ha creído Bielsa que en la segunda parte ha sacado a Llorente y ha sentado a Muniaín, en lo que ha sido más una trampa para el delantero que entraba que una oportunidad, pues el partido estaba casi sentencido. Diez minutos es lo que ha tardado el Madrid en sentenciar definitivamente. Cristiano ha abierto a la derecha, Benzema ha hecho el pase de la muerte a Özil y el alemán ha marcado a placer el cuarto de la noche.

A partir de ahí ha sido un paseo blanco. Cristiano Ronaldo ha puesto a prueba a Iraizoz en dos ocasiones en el 70’ y el 71’, pero hoy el guardameta vasco, a pesar de haber encajado una manita, ha estado realmente acertado. No tanto en el gol de Sami Khedira, que hoy volvía al once titular después de superar su lesión y ha anotado en un remate en el que Gorka podría haber hecho algo más.

Con el partido roto, Mourinho ha querido premiar a Álvaro Morata después del gol ante el Levante de la pasada jornada y le ha dado entrada en sustitución de Benzema, que también volvía hoy y que también ha salido ovacionado. La tranquilidad y la fiesta de la grada se ha contagiado a los jugadores que han quitado el pie del acelerador ya pensando en el partido del próximo miércoles en el que el Madrid está obligado a ganar para asegurarse el primer puesto en el grupo de la Champions.


Deja tu Comentario