2011-12-02 19:12 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid es la cigarra y el Barça la hormiga



Ahora, el equipo blanco se encuentra con la marcha de Ibaka y Rudy y, aunque el capitán Felipe Reyes dijo creer que se podrían suplir con creces con los restantes de la plantilla, es evidente la dificultad de substituir a dos hombres con el talento suficiente para jugar al otro lado del charco. Prueba de ello es la incorporación de Kyle Singler, que demuestra que una vez más el Madrid no lleva a cabo proyectos sólidos ni continuistas; al final ha sido necesaria una incorporación con la temporada más que comenzada.

Ya lo dijo en su día Xavi Pascual ("No sé si es mejor o peor medida, pero creemos que no hay que tocar al equipo porque se nos podría desconfigurar a mitad de temporada, cuando se solucione el 'lockout'. Cada cual que haga lo que quiera, pero ésta es nuestra apuesta") y hace poco lo ha refrendado el baloncestista culé Boniface Ndong: "La postura del Barça ha sido buena y lógica. Incorporar otros jugadores siempre afecta a la plantilla, y no es garantía de buenos resultados".



Ahora, las cosas vuelven a estar como al principio, pero con una diferencia entre Madrid y Barcelona: los madrileños se lanzaron a por resultados inmediatos, dejándose llevar por el epicureísmo de la cigarra; el Barça, en cambio, ha trabajado partido a partido, como una hormiguita, y ya no tiene que adaptarse a ninguna circunstancia nueva. Y además dominando en todas sus competiciones.


Deja tu Comentario