2011-04-19 13:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid es más competitivo, pero no mejor



Lo que me sorprende es que se hable de los cuatro partidos como si fuera una Final Four. ¡Nada que ver! Cada partido será una historia diferente, sobre todo la eliminatoria de la semifinal de la Champions . Aquí lo único que prevalecerá será el equipo que elimine al otro y sí que se puede interpretar como un sólo encuentro de 180 minutos jugándose 90 en cada uno de los campos de los respectivos clubes.

Sin duda, será una semifinal que batirá todos los records y de las que quedan como imborrables para la historia del futbol.
El Madrid-Barcelona del sábado fue otra cosa, porque el Barça llegó con la máxima ventaja en puntos que se ha producido en toda la historia de la liga. ¡Ocho puntos! Eso tiene un mérito enorme, ya que este Madrid no es el que fue eliminado el año pasado por el Alcorcón, ni el que hacía siete años que no llegaba a cuartos de final en la Champions League. Lo escribí en este medio –compruébenlo-, dije que no era una buena noticia para el barcelonismo el fichaje de Mourinho por el Madrid ya que pondría orden y lo haría más competitivo, y así ha sido.

Por ello tiene muchísimo más mérito salir del Bernabéu a seis partidos del final de la Liga con 8 puntos de ventaja y ante un Madrid muy superior al del año pasado. Y no olvidemos que lo verdaderamente importante es ganar la liga, lo demás son “premios de consolación” con menor  valor. Porque la Liga acapara la atención de los aficionados durante todo el año, es la competición que sustenta el negocio futbolístico con los derechos televisivos y la que más pasiones genera. Lo otro, la Copa y la Champions, tienen su valor, pero en eliminatorias y a un partido puede pasar cualquier cosa. La Champions la puede ganar el Inter jugando mal. La Copa la puede ganar cualquier modesto (Zaragoza, Espanyol o Deportivo) valiéndose de un buen calendario y una pequeña dosis de suerte. Pero la Liga no se puede ganar jugando mal. Es demasiado larga y acaba premiando al que más se la merece.

Ahora bien, esta final de Copa tiene su morbo por la identidad de los finalistas. Después del clásico del Bernabéu, el Barça, que jugó con el freno de mano puesto, parece claro favorito. El Madrid se empequeñeció ante el toque blaugrana en el centro del campo y parece haber cogido últimamente un complejo de inferioridad ante los hombres de Guardiola. Pero eso tampoco garantiza nada. La historia de las finales está repleta de ejemplos de “cenicientas” que se han llevado el gato al agua.


Deja tu Comentario