2014-07-04 12:07 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid esconde las manifestaciones racistas y nazis del Bernabéu



Joan Tubau

El castigo de la UEFA cerrando un sector de la gradería del Fondo Sur del Bernabéu, en donde se concentran los aficionados  más radicales, sancionando así las expresiones racistas que se escucharon allí en el último partido de Champions League que disputó el Real Madrid, ha abierto los ojos a la directiva madridista.

Y han encontrado una solución. Allí, detrás de las porteria, se les ve mucho y se les oye demasiado. Para acabar con el problema, han trasladado a ese sector conflictivo a la tercera graderia. Arriba del todo. Allí no se les verá y se les oirá mucho menos. La nueva Grada Joven, copiada del proyecto de Sandro Rosell en el Barça, ha sido un fracaso. En el Barça las fuerzas de seguridad no llegaron a dar luz verde a su nacimiento y el club desistió del intento. El Madrid intentó sustituir a los Ultras Sur por "Primavera Blanca" y "La Clásica", pero los problemas no han desaparecido. Siguen viéndose símbolos nazis, siguen lanzándose insultos a los rivales, siguen produciéndose muestras de racismo.



El Real Madrid vive tranquilo en España porque la Comisión Antiviolencia nunca se atreverá a actuar contra Florentino Pérez por los insultos habituales que se escuchan en el Bernabéu. Son cosas del fútbol, una anécdota. Estamos en España, y ya se sabe... Pero la UEFA no traga. Y le faltó tiempo para clausurar un sector del Fondo Sur del Bernabéu, tras la portería en la primera gradería, por producirse insultos racistas desde allí a determinados jugadores de color del Bayern Múnich.

Florentino Pérez ha tenido una idea brillante y, tal y como apunta hoy el diario As, ha decidido colocar a ese grupo de indeseables en lo más alto del estadio, en donde podrán dar rienda suelta a su mala educación tradicional sin llamar mucho la atención. Hay que guardar las apariencias, debe pensar Pérez, aunque no tenga el más mínimo interés en cortar el problema y aplicarle una solución de raíz. Los impresentables no tienen cabida en un campo de fútbol. Tampoco los del Real Madrid.


Deja tu Comentario