2013-10-23 22:10 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid está listo para ganar el clásico (2-1)



Carlos Muñiz

El Madrid lanza un aviso al FC Barcelona, que ayer sólo pudo empatar ante el Milan. El equipo de Ancelotti le ha cogido el gusto a conjugar el verbo ganar y hoy ante la Juve no ha sido una excepción. Cristiano ha adelantado al Real Madrid a los 4 minutos de partido aprovechando una excelente asistencia de Di María que le dejó solo ante Buffon. Cristiano recortó al portero, le dejó tirado y conectó un disparo preciso, casi sin ángulo, para inaugurar el marcador y su cuenta particular.



Pero la Juve no es un equipo vulgar. La clase de Pirlo, Vidal, Pogba y Tévez buscando a Llorente creó rápidamente muchos quebraderos de cabeza al Madrid que Casillas tuvo que solventar con acierto, hasta que en el minuto 21 un centro de Cáceres desde la derecha encuentra rematador en Pogba, libre de marca a la derecha de Casillas. El remate es rechazado por Casillas y ahi estaba Llorente para fusilar el empate.

Parecía que las cosas podían complicársele al Real Madrid, porque tenía ante si un rival rocoso con jugadores inteligentes y con las ideas claras. De entre todos destacada el chileno Vidal, un portento físico que estaba en todas partes: atacando y defendiendo. Siempre con criterio. Desgraciadamente para él y afortunadamente para el Real Madrid, Chielini no tiene el mismo criterio que Vidal y en el minuto 28, siete después del empate, cometió un absurdo penalti sobre Sergio Ramos agarrándole por el cuello y derribándole dentro del área. Tan dispartado como claro. Cristiano Ronaldo se encargó de transformarlo por alto y a la derecha de Buffon.

El partido entró en una fase de alternativas en las que ambos equipos dispusieron de oportunidades para anotar, pero tras el descanso, en el minuto 47, otra absurda decisión de Chielini agrediendo a Cristiano Ronaldo en un contragolpe significó el final del partido. La Juve se quedó con un hombre menos por la mala cabeza de Chielini y ya los esfuerzos de Vidal para mantener a flote a su equipo resultaron vanos. La Juve fue perdiendo fuelle y el Madrid contemporizando y dosificándose pensando más en el clásico que en lo que tenía delante, para desesperación del Bernabéu, que protestó el escaso ímpetu con el que acabó jugando su equipo, que dispuso de dos oportunidades de oro que fueron desaprovechadas. Una de Benzema, solo ante la puerta vacía. La otra de Khedira, que perdió un mano a mano con Buffon. El Bernabéi la volvió a tomar con Benzema, que está atravesando por una situación muy difícil. Lo cierto es que esta noche no ha dado una a derechas.



Ancelotti decidió mover el banquillo. Cambió a Isco por Illarra, que había aguantado muy bien el centro del campo, a Bale por Bernzema y a Di María por Morata. El canterano aportó más profundidad al ataque madridista y el galés apenas intervino en el juego. Se le ha visto falto de ritmo de cara al clásico y está por ver si Ancelotti se atreve a contar con él de salida en el Camp Nou. Al final, sin Di María ni Benzema, el Madrid acabó jugando con Morata por la izquierda, Isco por el centro, Bale por la derecha y Cristiano delante. ¿Será una pista de cara al clásico?

El Madrid ha liquidado el compromiso de la Juve con solvencia, pero sin excesos. Ha trabajado lo justo porque el sábado dispondrá de 24 horas menos de descanso que su rival. Lo que queda claro es que este equipo no pierde la pegada y que en el Camp Nou puede hacer mucho daño a la contra mientras el Barcelona marea la perdiz como en él es habitual. Cristiano Ronaldo está muy enchufado y promete volver a ser decisivo en Barcelona.


Deja tu Comentario