2011-04-18 18:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid, experto en juego sucio



No hay ninguna duda de que la llegada de José Mourinho en el Real Madrid ha convertido al equipo blanco en un club con reiteradas muestras evidentes con complejo de equipo pequeño. La grandeza de un club histórico como es el Madrid ha quedado en un segundo plano cuando uno ve las ruedas de prensa del portugués con sus continuos lloros quejándose de absolutamente todo y usando cualquier artimaña para intentar plantarle cara al Barcelona.



No contento con eso, el Madrid ha pasado a ser un club que no cuida el estado del terreno de juego con tal de perjudicar al máximo rival, síntoma inequívoco de la dimensión barriobajera que ha ido cogiendo el equipo blanco desde la llegada del portugués. Mourinho, que en su día ya convirtió el césped de Stambford Bridge en un auténtico patatal ante la visita del Barça, ordenó no cortar el césped para perjudicar así, la continua transición y movimiento que coge el balón cuando pasa por los pies de los jugadores blaugranas. La consigna de Mou era clara: intentar evitar jugar al fútbol y dedicarse al patadón hacia arriba buscando la velocidad de Critiano Ronaldo y Di María.

Para ello, ubicó a Pepe en la posición de pivote defensivo. El jugador más temido por los jugadores rivales, y no precisamente por su fútbol, volvió a hacer de las suyas en un encuentro donde la permisividad de Muñiz Fernández le permitió campar a sus anchas y repartir estopa allí donde iba. Una orden que venía directa de su técnico, quien colocó al portugués en esa posición con el objetivo de destruir cualquier intento de juego del FC Barcelona. La grandeza del Real Madrid ha pasado a ser de un equipo ganador y que ganaba a sus rivales en el área rival, para contentarse con un empate y ensalzar la figura y la actuación de Pepe, que según publica el Mundo deportivo, acabó el partido escupiendo a los jugadores blaugranas.

Y es que además, resultó insólito ver al madridista Pepe acusar al blaugrana Leo Messi de estar loco después de haber visto al defensa portugués patear salvajemente a un rival, como fue el centrocampista del Getafe Casquero, hace ahora dos años. Y sin ir más lejos, repartir estopa de la buena en el encuentro ante el Olympique de Lyon, con tres acciones de roja directa.



Estas es, hoy por hoy, la grandeza del real Madrid. Un equipo que ha pasado de ganar los partidos jugando al fútbol a intentar ganarlos usando cualquier artimaña y utilizando el juego sucio. Mourinho le ha dado al Real Madrid el perfil de equipo pequeño, atemorizado por el Barcelona con un planteamiento propio de un equipo segundón y utilizando las ruedas de prensa para llorar de aquello que no le gusta. Gracias Mourinho por colocar tú solito, la figura del FC Barcelona por encima de la del Real Madrid.


Deja tu Comentario