2012-04-14 21:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid gana con los lloriqueos de Mourinho y el teatro de Di María



El Real Madrid se ha pasado la primera parte correteando por el campo como pollo sin cabeza, sin ideas fijas. Así es como les ha llegado el tanto en contra marcado por De Las Cuevas en un penalti que por cierto debió ser expulsión de Sergio Ramos. El partido se les ha complicado a los blancos que se han quedado más pálidos de lo normal y en especial el míster, que veía que la Liga se le va.

Ha sido entonces cuando la ha tomado con el banquillo del Sporting de Gijón. Se ha acercado a increparles y provocarles, mientras se llevaba las manos a la cabeza haciendo gestos con su dedo, insinuando que estaban mal de la cabeza.



El colegiado se ha limitado a llamar la atención al míster y poco más. El portugués se ha salido con la suya porque ha logrado llevar el partido a su terreno hasta que Higuaín ha marcado el empate.

Peor ha sido lo que ha ocurrido en el segundo gol madridista. Ángel Di María ha recurrido a su típico teatro y de ahí ha nacido el gol del Madrid. El argentino se ha tirado cerca del área y ha empezado a protestar al ver que el colegiado no señalaba nada. De repente le ha llegado un balón muerto y se ha levantado a la velocidad de la luz, como si nada hubiera pasado. Él mismo ha centrado el balón que ha acabado con el cabezazo de Cristiano Ronaldo y el segundo gol.

Pero la culpa no es toda del jugador madridista. El colegiado también ha hecho de las suyas y no le ha mostrado la amarilla más que merecida por tirarse a la piscina y encima protestar.




Deja tu Comentario