2011-09-28 13:09 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid hace del contragolpe una obra de arte



La máxima en el fútbol de José Mourinho es la siguiente: Presión, recuperación, transición rápida y gol. El portugués es un amante del fútbol de contraataque y gracias a ello el Madrid es ahora una máquina perfecta cuando se trata se hacer contras.

Ayer ante el Ajax, el conjunto blanco dio una lección magistral de lo que significa realizar contraataques, pero si hay una jugada que define lo que eso significa fue la del primer gol del partido.



Corría el minuto 24 de partido cuando Sergio Ramos recuperaba un balón en el lateral derecho del área blanca y la cedió a Özil, que en velocidad llegó con cuatro toques al centro del campo para pasársela a Cristiano Ronaldo e iniciar una contra prodigiosa. Después de una pared entre Kaká y Ronaldo, el portugués se la pasó a Özil en la Fontal del área para que el alemán abriese el campo hacia la derecha. Benzema de primeras toca el balón para asistir a Ronaldo y el portugués marcó a placer el primer tanto del encuentro. Con sólo 16 segundos, 13 toques – siete de ellos al primer toque – y la aparición de los Cuatro Fantásticos, el Madrid culminaba una gran jugada colectiva con la que demostraba que el juego vertical y la velocidad son sus principales armas."Es un contragolpe que se debería enseñar en las escuelas. Ha sido precioso", aseguraba Emilio Butragueño nada más terminar el encuentro.

Y es que a los que dudaban del fútbol de Mourinho, el Madrid demostró que no hace falta tocar la pelota hasta aburrirse para jugar bien y que la afición blanca lo que quiere es esa verticalidad y esa pegada. Con ese gol también quedó demostrado que los buenos jugadores siempre se entienden y que Özil y Kaká son perfectamente compatibles.


Deja tu Comentario