2012-12-10 15:12 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid intenta ahora ganar sus partidos llorando



Florentino Pérez quiere acabar el año teniendo la fiesta en paz con Mourinho. Por eso, atendiendo a sus peticiones, no le va a dejar solo. Todos los estamentos del club se van a manifestar públicamente para demostrar el señorío del Real Madrid culpando exclusivamente a los árbitros de los patéticos partidos con los que el equipo blanco se ha ganado las derrotas a lo largo del campeonato liguero. Mourinho se ha quejado siempre a Florentino de que se siente muy solo y pide respaldo del club a todos los niveles. Y lo tendrá.

Lejos de hacer autocrítica, de asumir los numerosos errores de organización e incluso de estrategia que han llevado al Madrid no sólo a perder de vista al Barça, sino a perder también la pista del segundo clasificado, el club lo apuesta todo al negro de los árbitros. Ya está decidido. La culpa de la patética trayectoria del Real Madrid en España y en Europa es de los árbitros. De los árbitros españoles y de los árbitros extranjeros. La culpa es de cualquiera menos de Mourinho. Pepe y Sergio Ramos se encargaron el sábado en Valladolid de llorar convenientemente. Ramos incluso pidió a los árbitros que se equivoquen a favor del Madrid en uno de esos arranques tan suyos de lucidez. El árbitro le anuló un gol por un fuera de juego inexistente. Y eso no se puede tolerar. Esas cosas le pueden pasar a los demás, pero al Real Madrid no. Quizá por eso pedía Sergio Ramos más penaltis a los árbitros, quizá considerando que 5 a favor y 0 en contra son todavía pocos.



Después de Sergio Ramos vendrán más. Incluso Florentino Pérez se atreverá a quejarse en alguno de sus discursos institucionales navideños que se avecinan. Y se mojarán más directivos, empleados tipo Pardeza y más jugadores. Ya que la vía del juego no da resultado, el Real Madrid está dispuesto a quemar todas sus naves por la vía "diplomática" con la esperanza que las palabras ante los micrófonos den mejor rendimiento que el juego del equipo de Mourinho.

Hasta ahora la voz del madridismo, ante la dejación de funciones del propio Mourinho en las ruedas de prensa, estaba en manos de Ronceros y similares. Ahora parece que la imagen del club será oficial y no extraoficiosa, aunque Roncero nos siga regalando perlas preciosas y entrañables: "Los árbitros son humanos y no aguantan al Real Madrid. En la Federación no quieren al Real Madrid, no nos quieren. Yo, si fuera árbitro, fastidiaría al Barça, porque no me gusta el Barcelona. Pero no soy árbitro, no soy juez. A lo mejor el Madrid tiene la culpa, pero no nos quieren. Llevamos tres salidas con tres goles anulados y el Levante marcó en fuera de juego. Contra equipos menores también. Mientras estén Villar y Sánchez Arminio en la Federación mirarán para otro lado. Les mola que gane el Barcelona al Real Madrid. Y en el Barça... marca Jordi Alba estando metro y medio en fuera de juego y no pasa nada. Florentino Pérez tiene que hacer como hizo Godall y lo que hizo Laporta: hacer trabajo entre bambalinas".

¿Por qué será que Tomás Roncero jamás se acuerda de las jugadas, que son muchisimas, en las que el Real Madrid sale beneficiado? ¿Y de las jugadas, que son muchísimas, en las que el Barça sale perjudicado? ¿Por qué no se preguntará Roncero por qué los árbitros, y el mundo en general, no aguanta a "este" Real Madrid que nada tiene que ver con el histórico Real Madrid del señorío? ¿Por qué no lo piensa un poco Roncero? Efectivamente, los árbitros son humanos y criterios como el suyo mismo son capaces de predisponer a cualquiera.



A partir de ahora nos vamos a divertir. Empieza el viacrucis del llanto merengue. Puede ser espectacular.





Deja tu Comentario