2014-01-06 20:01 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid liquida al Celta echando mano de la magia de Cristiano (3-0)



Carlos Muñiz

Al final apareció Cristiano Ronaldo, el mejor futbolista del mundo, y puso las cosas en su sitio. El Real Madrid-Celta había ofrecido dudas, especialmente en la primera mitad, cuando el Celta se huzo fuerte atrás y supo aguantar el 0-0 inicial. El Madrid tuvo serios problemas para acercarse a la meta celtiña y el árbitro, el catalán Álvarez Izquiero, se encargó de ponérselo difícil a los blancos tragándose dos penaltis en el área gallega. El primero, por una clara mano de Costar a disparo de Pepe. El segundo, por un derribo flagrante cometido sobre Cristiano Ronaldo.



Pero este Real Madrid es capaz de resolver los partidos incluso jugando contra doce. Supo sobreponerse a los errores del árbitro y en la segunda parte salió dispuesto a comerse al Celta. Ancelotti dejó en la caseta a Xabi Alonso y puso en su lugar a Illarra. Poco después sentó a Isco para darle más mordiente al ataque con Jesé y en el minuto 64 Bale entró por Di María.

Con la reordenación táctica de Carlo Ancelotti llegó el triunfo blanco. Apenas dos minutos después de la entrada de Gareth Bale llegaría el 1-0, obra de Benzema después de aprovechar un centro de Carvajal que Jesé se encargó de acomodar para que el francés fusilara el tanto y aportara tranquilidad a un Bernabéu que empezaba a preocuparse. Ancelotti ordenó una serie de cambios que incluyeron un cambio de posición de Cristiano Ronaldo, que empezó a moverse por la derecha mientras dejaba a Jesé en su posición habitual de atacante por la izquierda. El Celta abrió sus líneas buscando el empate y el Real Madrid, atacando con Cristiano, Benzema, Bale y Jesé supo buscar los huecos que dejó el equipo gallego en su defensa para sentenciar el partido. el 2-0 llegó en el minuto 83 después de otro centro de Carvajal que remató Cristiano a gol anticipándose a su pareja defensiva. Y el 3-0 llegó en el tiempo de prolongación también merced a un disparo de Cristiano, esta vez aprovechando la asistencia de Gareth Bale.

El Real Madrid ha tenido que ponerse el mono de faena para desarbolar a un Celta muy trabajado y bien dispuesto sobre el terreno de juego, pero al final sentenciaron las individualidades y los retoques tácticos de un Ancelotti que ha estado brillante en los cambios y en las modificaciones tácticas aplicadas sobre la marcha. La entrada de Jesé ha sido providencial y le recuerda al técnico italiano que merece más minutos en este equipo que hoy ha buscado poco a Cristiano Ronaldo. Aún así, el portugués ha anotado dos goles. Es la ventaja de ser el mejor jugador del mundo, que aún interviniendo poco es capaz de dejar resuelto el partido con dos goles de su propia cosecha.



El Real Madrid sigue en la pomada de la lucha por el título liguero. Esta vez con poca brillantez, pero con gran eficacia. A estas alturas del campeonato no se pueden dar facilidades y el equipo blanco ha resuelto su compromiso con nota.


Deja tu Comentario