2012-12-22 21:12 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid naufraga en La Rosaleda (3-2)



Golpe encima la mesa de Mourinho. El técnico portugués ha dado la titularidad a Adán en detrimento de Casillas, que ha visto el encuentro desde el banquillo. Además, ha apostado por Essien en el lateral derecho y Arbeloa cubriendo la banda izquierda de la zaga merengue. El duelo con el Málaga ha empezado con un primer potente disparo de un  Ronaldo muy activo en los primeros 45 minutos que ha conseguido sacar Caballero.

Los minutos han transcurrido sin muchas acciones peligrosas y sin un dominador claro del juego. Joaquín ha sido el hombre más desequilibrante del conjunto de Pellegrini, pero ha estado bien anulado por una solvente defensa blanca. El propio Cristiano ha tenido el gol en sus botas en el minuto 24, tras un contragolpe letal que el delantero portugués no ha podido finalizar. Antes del descanso, un par de cabezazos de Pepe han inquietado los dominios de Willy Caballero, muy seguro bajo palos.



Nada más empezar el segundo tiempo, Isco ha puesto el partido patas arriba con un latigazo desde lejos ante el que no ha podido hacer nada Adán. A partir de este momento, el encuentro ha entrado en una dinámica de idas y venidas en las dos porterías. Saviola, en dos ocasiones, y Joaquín han podido ampliar la ventaja del Málaga en el electrónico. En el minuto 64, Pellegrini ha retirado a Saviola para dar entrada a Santa Cruz.

Instantes después, el empate ha vuelto al marcador tras una jugada confusa en el interior del área malaguista. Sergio Sánchez ha metido el balón en su propia portería en un rifirrafe con Karim Benzema. Sin embargo, Santa Cruz ha aparecido por partida doble para sentenciar el partido para el cuadro local.

Primero, un centro de Gámez ha sido rematado por Joaquín. Adán ha conseguido despejar, pero el paraguayo no ha perdonado en boca de gol. Y tan sólo cuatro minutos después, un contragolpe llevado a cabo por Joaquín, el mejor jugador del encuentro, lo ha aprovechado Santa Cruz para batir al arquero merengue por el primer palo.



El duelo parecía sentenciado, pero Benzema ha dado emoción al partido a ocho minutos del final. El Real Madrid ha apretado los dientes, pero nada ha podido hacer para evitar el naufragio y acabar de dejar escapar la Liga.


Deja tu Comentario