2011-09-12 17:09 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid necesita la manita de los árbitros para ser líder



Por si quedaba alguna duda, el árbitro Gómez Clos se ha encargado de despejarlas en la segunda jornada de Liga. Piscinizado de Cristiano Ronaldo fuera del área. Sólo el árbitro lo quiso ver dentro, sería que tenía muchas ganas de que ganara el Real Madrid. Y el Getafe, que luego marcaría su segundo gol, pasó de verse ganando por 1-2 a ir perdiendo por 2-1. Fue tal la vergüenza que pasó Mourinho, que ni siquiera se atrevió a verlo dentro. Esta vez ni con Photoshop se arreglaba tamaña injusticia para favorecer al club blanco.

En la misma jornada Leo Messi fue derribado dentro del área y Mateo Lahoz no sólo se comió el penalty sino que enseñó al argentino la tarjeta amarilla. Son las dos varas de medir que existen en el fútbol español. Ya desde la segunda jornada la liga está adulterada.



Nada nuevo si tenemos en cuenta que ya el año pasado al Real Madrid se le pitaron 11 penaltis a favor y 4 en contra, mientras que el Barcelona lanzó 5 y recibió en contra otros 5. Curiosa estadística que dice mucho de la realidad que impera en el fútbol español. De hecho, la temporada pasada el Real Madrid no ganó la Liga, pero festejó el pichihi de Cristiano Ronaldo (obtenido gracias a los penaltis) como si se tratara de la Champions League. Pero no fue ese el único título honorífico que logró el Madrid. Di María, maestro en las malas artes del cuento y del teatro, consiguió engañar seis veces a los árbitros tirándose en el área para que señalaran penalty. Es decir, que Di María solito logró forzar más penaltis que todos los componentes del mejor equipo del mundo. Un nuevo título más para Mourinho, de esos que no le avergüenzan, porque a él le gusta ganar así.

Mucho ha llovido desde que, en su etapa de entrenador del Chelsea, definió a la perfección a Cristiano Ronaldo: "Espero que Cristiano Ronaldo no se tire mucho a la piscina para engañar al árbitro. Cristiano Ronaldo, Torres y Van Persie serían mejores si se dedicaran a jugar. Eso sí, engañando se han convertido en los jugadores a los que más penaltis a favor les han pitado en los últimos cinco años"

Sostiene un antiguo refrán que "por la boca muere el pez". Jose Mourinho puede aplicarse perfectamente el dicho. Aunque, claro, el Special One tiene respuestas para todo. Poco después de fichar por el Madrid cambió de opinión: "Cristiano Ronaldo no tiene la cultura de la piscina". Patético. La credibilidad de este hombre está por los suelos, pero todavía existe gente capaz de seguir su catecismo a pies juntillas, son los que creen en sus zafios métodos para acabar con la arrolladora hegemonía del Barcelona en el fútbol mundial durante los últimos años. Si no puedes por el rival por las buenas, que sea por las malas.



 

 


Deja tu Comentario