2011-04-29 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid no existe. Mourinho se lo ha cargado



A lo mejor habrá que anotarlo en el haber de Pep Guardiola, pero lo cierto es que el Real Madrid ha dejado de ser un rival de peso para el Barcelona. Cierto que en un partido puede ocurrir cualquier cosa y que el Real Madrid puede ganar la Copa. Como recientemente la ganaron el Espanyol, el Zaragoza, el Deportivo o el Mallorca. Pero lo cierto es que tanto en Liga como en Champions League -las dos grandes competiciones- el Barcelona ha demostrado estar a un nivel muy superior al del actual Madrid.

No hay que negar que en eso tiene mucho que ver la extraordinaria calidad individual y colectiva de los jugadores que forman la plantilla del Barcelona. Pero tampoco se puede  negar que Mourinho ha colaborado, y mucho, en afirmar esa diferencia cada vez más abismal que separa a un equipo de otro.



El Real Madrid tiene jugadores ofensivos, que la tocan, que son rápidos y dominan el uno contra uno. Los Cristiano Ronaldo, Kaká, Di María, Ozil, Benzema, Higuaín, Benzema y compañía forman una plantilla temible. Tan buena como lo pueda ser la mejor plantilla del mundo. Pero sorprende que cuando tienen al Barça delante su entrenador los empeñezca y anule sus cualidades. Y lejos de sufrir los ataques de Cristiano, los regates de Özil, las arrancadas de Di María o los remates de Higuaín, al Barça le ponen delante a un equipo asustado, replegado atrás y pendiente únicamente de defender. Y eso al Barcelona le va muy bien. Es mejor enfrentarse a un equipo cuyo líder es Pepe que a otro que juega para Cristiano Ronaldo.

Entre sus decisiones técnicas, más que discutibles, y esa soberbia que le empuja a estar por encima del club que representa, Mourinho ha conseguido que el Real Madrid sea simplemente el equipo de Mourinho, el equipo de Pepe. Y esto es así porque Florentino ya no tiene más ases en la manga. No tiene más remedio que dejarle hacer porque le ha vendido su alma. Y si la carta Mourinho fracasa, como está sucediendo, su proyecto se viene abajo. No hay otro Mourinho en el mercado y con él va a ir a muerte. Aunque ensucie el nombre del Madrid, aunque destroce la historia de un club señor, aunque no sepa ganar ni perder, aunque enemiste al Madrid con tres cuartas partes de la humanidad. Es la apuesta de Florentino, que morirá como presidente con Mourinho de entrenador pase lo que pase, haga lo que haga.

Mientras tanto, el Barça seguirá enfrentándose a Mourinho y no al Real Madrid. La verdad es que da más miedo Mourinho delante de un micrófono que su equipo en el terreno de juego.




Deja tu Comentario