2012-08-30 00:08 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid no le falla al Bernabéu y es campeón (2-1)



Player Video...
//

 

No se pareció en nada este partido de vuelta al jugado hace tan sólo una semana en el Camp Nou. El Real Madrid salió a morder, a presionar arriba, con un guión totalmente distinto respecto a la ida y con unos jugadores mucho más metidos en el partido. No sólo por el 3-2, que obligaba a remontar, también la derrota en Getafe y el empate ante el Valencia han jugado mucho esta noche. Los jugadores sabían que no podían dudar más y que debían cortar rápidamente ese clima de dudas que se había instalado en el ambiente.



Y lo hicieron. Por primera vez esta temporada vimos un Madrid enchufado, moviendo el balón con intención y rapidez, más dinámico que en los tres primeros partidos. No está aún a su mejor nivel, pero con la presión arriba y la caldera del Bernabéu le bastó para intimidar a un Barça que nunca se encontró cómodo, sobre todo en la primera parte, en la que se vio avasallado. Antes de los dos minutos, Higuaín ya había probado suerte. A los seis, tuvo su primer mano a mano con Valdés. Serían cuatro en toda la noche. Marcelo encontró al argentino entre los centrales y el disparo cruzado de éste lo salvó el guardameta culé, hoy sí, salvador de una auténtica goleada en contra de su equipo.

A la segunda, Higuaín acertó. Un balón de Pepe, sublime todo el partido en su regreso al equipo, no fue bien atacado por Mascherano y éste falló en el despeje. Delante de Valdés, el 'Pipita' no dudó por segunda vez. Disparo cruzado y gol a los diez minutos que abría muchísimo la final.

Del ataque en el Barça no había noticias, salvo algunas caídas de un perdido Alexis, más preocupado por protestar que por jugar. Después del gol pudimos ver a un Mateu Lahoz que quiso poner orden desde el principio, aunque para ello tirara de alguna amarilla dudosa. Pepe y Mascherano fueron amonestados. Y a los dieciocho minutos llegó el segundo. Otro balón a la espalda de la defensa provocó el tembleque de la zaga azulgrana. Esta vez le tocó a Piqué, que primero creyó haberle ganado la partida a Cristiano. Se equivocó. Una asombrosa espuela del luso le dejó sólo delante de la portería para hacer el segundo, que entró tras tocar en Valdés.



Poco después se consumaría la tragedia para el Barça cuando Adriano fue justamente expulsado por Mateu Lahoz al derribar a Cristiano en carrera como último defensa para evitar un nuevo mano a mano. Menos de media hora y el Barça se encontraba en un Bernabéu sediento de goles, con 2-0 en contra y con un hombre menos. Antes de eso, el Madrid podía haber hecho hasta tres goles más si el colegiado no hubiera anulado un contraataque clarísimo a favor de los blancos por un dudoso fuera de juego del '7' merengue y un gol de Pepe por falta previa que pudo ser. Higuaín había disfrutado ya de su tercer mano a mano, salvado por Valdés.

Los últimos quince minutos vieron un descenso del altísimo ritmo practicado hasta entonces, en el que el Barça rascó algo más de posesión, aunque sin ningún peligro. Fue entonces cuando apareció Messi para enchufar un lanzamiento de falta que le daba algo de emoción al segundo tiempo. Sin merecerlo, el equipo culé se marchaba a la caseta con un resultado mucho menos abultado del que podía haber encajado.

El segundo tiempo fue un monólogo táctico de un Madrid que supo anular a un Barça mermado numéricamente y que, aunque disfrutó de más posesión, no inquietó al equipo de Mourinho hasta los instantes finales. Conscientes de que no merecía la pena arriesgar físicamente, los blancos prefirieron esperar atrás para matar el partido, algo que pudo llegar en algún contraataque. Higuaín falló de nuevo ante Valdés a falta de escasos minutos y Casillas tuvo su momento de gloria parando un par de acercamientos con peligro de Pedro. 

Los últimos minutos sirvieron para que Mourinho hiciera debutar a un Modric que incluso pudo marcar en una jugada con Khedira y que se llevó el calor de la grada y la alegría de estrenarse con título. Se le vieron maneras a un croata que siempre pasó con criterio y apenas la perdió en los pocos minutos que jugó. Noche de gloria y de alegría para los madridistas, que siguen demostrando que son el rival a batir esta temporada.


Deja tu Comentario