2013-10-28 11:10 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid no lloró cuando Undiano le regaló la Copa



Mucho llanto y poca autocrítica en los medios de comunicación dependientes de Florentino Pérez. Tanto en los propios como en los ajenos que parecen propios. Es una buena señal para el Barça. Mientras en el Real Madrid sigan pensando que la culpa de la derrota del Real Madrid en el Camp Nou fue del árbitro, Carlo Ancelotti seguirá teniendo licencia para cometer barbaridades tácticas como las que mostró en el estadio blaugrana, en donde le dio un ataque de entrenador y quiso cambiar lo que mejor funciona en el Real Madrid.

Curiosamente, cuando el Real Madrid ganó la final de la Copa del Rey en 2011 dando una soberana lección de antideportividad consentida por el árbitro, casualmente el mismo del último clásico, se consideraron las quejas del FC Barcelona como llanto de mal perdedor. Entonces a nadie se le ocurrió llorar porque Undiano les regaló la Copa. Y hasta es normal que Casillas dijera en las horas previas del choque que "Undiano me parece un gran árbitro, cada vez que le veo le doy un abrazo porque me acuerdo de la final de Copa que ganamos con él".



La risa va por barrios. Cuando el árbitro les favorece acusan a los demás de llorones. Y ahora el Madrid llora lo que no ha llorado nadie. Ni siquiera el Barcelona, que encadena partido tras partido sin que le piten los penaltis que le hacen mientras el Madrid, como cada año va sumando penaltis y más penaltis que le permiten seguir enganchado a la Liga. Después de encadenar los penaltis de Pepe en Elche, de Bale ante el Málaga y la expulsión de Chielini en Champions, en el Real Madrid harían bien en estar callados. No es que los árbitros te quiten y te den. Al Real Madrid le dan, le dan, le dan y le dan. Y muy de tanto en tanto e quitan. Aunque éste no es el caso del último clásico, en el que Undiano se comió un penalti en cada área y consintió que el Madrid acabara con once jugadores en un atentado clamoroso al reglamento.


Deja tu Comentario