2013-06-17 19:06 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid no sabe perder y se dedica a "montar cirios"



Cuando el Barça se quejó del robo escandaloso sufrido en el Palacio de Deportes de Madrid en el primer partido del playoff, cuando en los últimos compases del encuentro los árbitros se tragaron una dole falta cometida por Sergio Llull y Sergio Rodríguez (hasta éste reconoció su infracción), sirvió para que el base mallorquin declarara en tono despectivo: "nosotros no montamos cirios cuando perdermos".

Los hechos no han tardado en dejar en ridículo a Llull. Bastó un error arbitral en el cuarto partido para que el Real Madrid echara toda su caballería contra los árbitros tratando de influenciarles de cara al quinto y definitivo partido que se jugará en Madrid el miércoles. Rudy Fernández confirmó su trayectoria de jugador mimado y caprichoso en Palau -no ha anotado un sólo triple en los cuatro partidos disputados- montando un "cirio" de campeonato en el propio parket y ganándose la técnica. Una actuación que no es nueva en él y que define su trayectoria a lo largo de los años. Los madridistas culparon de su derrota a los árbitros -fueron perdiendo a lo largo de todo el encuentro- en un intento desesperado por conseguir su complicidad en el último partido.



Los que no montan cirios ni lloran quedaron retratados. El propio Rudy dijo: “Hablar de los árbitros es tontería. Son gajes del juego. Pero bueno, hay unos que pueden hacer más cosas que otros. Unos tanto y otros tan poco”. Esa es su manera de "no hablar" de los árbitros. Ese es Rudy, un perdedor nato a lo largo de toda su trayectoria como deportista. Reyes, otro al que no se le puede tocar y que lo protesta todo, porque él nunca comete faltas, no se quedó atrás: "La jugada era clarísima, el árbitro estaba delante. Los árbitros se pueden equivocar, pero hay que tener cuidado en los últimos minutos y estar mas pendientes para que no se equivoquen. Los árbitros son humanos y espero que no se vuelvan a equivocar. Los errores de la mesa del Palau no se pueden permitir. No sé si los del Barça se quejarán hoy como en el primer partido"

Y hasta el ínclito Roncero, llorón profesional, se suma al valle de lágrimas: "Una acción dudosa de Sada en la recta final del primer partido provocó una macarril invasión de la cancha de todo el banquillo azulgrana. Y estos son los que se quejaban de Mourinho... Navarro, tras la derrota, habló en estos términos: "El arbitraje fue escandaloso, pero no sólo la última jugada: balones dudosos tras rebotes que siempre eran para ellos. El Madrid estuvo en bonus ya cuando quedaban seis o siete minutos  y tiraron muchos más tiros libres... Me entró impotencia". En el segundo partido, Carroll tiró sobre la bocina para evitar la derrota y falló por la personal que le hizo Ingles. No la pitaron. El Madrid se tragó la rabia y preparó el asalto del Palau, consumado el viernes con una exhibición. A los árbitros ACB debió disgustarles..." Afortunadamente, hubo uno que puso un toque de cordura, el entrenador Pablo Laso: "Hay que jugar mejor". Así de sencillo. Menos mal que el Real Madrid "no monta cirios". Será que no los monta cuando se sabe beneficiado, que es casi siempre.


Deja tu Comentario