2012-11-04 09:11 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid también arrolla sin CR7, y a lo grande (4-0)



El Real Zaragoza ha intentado llevar el mando del partido desde el primer minuto. Suyas han sido las primeras ocasiones en un guión de partido que empieza a ser ya habitual cuando se trata del Real Madrid desde que el equipo fue acribillado por el virus FIFA y que desde entonces obliga a José Mourinho a inventar una defensa nueva en cada partido.

Con el regreso de Arbeloa al equipo, Mourinho ha querido realizar el menor número de experimentos posible y ha situado a recién recuperado en el lateral izquierdo, mientras ha mantenido a Ramos en la derecha.LA otra novedad ha estado en el centro, donde Albiol ha hecho pareja con Pepe en la segunda titularidad del internacional esta temporada.



No obstante, la presencia del espartano ha venido algo forzada por las ausencias del lesionado Sami Khedira y del sancionado Xabi Alonso, lo que ha obligado al míster a situar a Luka Modric junto a Essien repartiendo juego desde la medular para los de siempre, Ángel Di María, Cristiano Ronaldo, Mesut Özil y Gonzalo Higuaín.

Y cómo siempre, después de la carta de presentacón del rival, el Real Madrid se ha adelantado en el marcador sin la necesidad de desplegar demasiados recursos, prueba de que a pesar de las bajas este Madrid tiene una potencia en ataque inigualable. En dos minutos, entre el 23 y el 25, dos tantos que han dejado tocadísimo a un Zaragoza que no ha tenido más opciones que seguir luchando pero que una tras otra vez chocaban contra un muro infranqueable, el de Caillas, que hoy se ha convertido en el primer portero y cuarto jugador de la Liga con más partidos para un mismo club.

La segunda parte más de lo mismo. Los maños lo intentaban, sobre todo por las bandas, imprimiendo algo más de intensidad en el centro del campo. La ineficacia en ataque ha influido en la relajación de los jugadores blancos, que poco a poco han ido cediendo terreno, como en los primeros minutos, y han culminado una serie de ocasiones con un disparo al larguero de Apoño, tras el que Mourinho se ha enfadado de verdad y ha saltado del banquillo para reordenar a sus jugadores.



El cansancio ha hecho mella en Higuaín y el luso lo ha percibido muy rápido y no ha tardado en dar entrada a Karim Benzema en lo que se ha convertido una cadena de motivación entre los dos delanteros de la que está sacando un rendimiento impresionante, mientras José Callejón ha entrado por Di María, el autor del segundo gol, y el ataque del Madrid ha respirado otro aire.

El Santiago Bernabéu ha despertado del letargo con un trallazo de Cristiano al larguero en un lanzamiento de falta. A los pocos minutos, e nuevo el portugués ha puesto a prueba a Roberto, pero el guardameta ha realizado un gran partido y de nuevo ha despejado.

Y ante la falta de gol del luso, Michael Essien. El ghanés se ha estrenado esta noche como goleador del Real Madrid al límite del tiempo reglamentario después de entrar como un obús por el centro de la defensa y recoger un pase de Karim Benzema. EL colegiado ha añadido tres minutos y el público ya empezaba a desfilar cuando ha llegado el cuarto e la noche. Un balón centrado al área lo impacta CR7 con el empeine desde el suelo y Roberto despeja, pero el luso no se rinde y vuelve a rematar, en lo que ha sido otra gran intervención del guardameta, que nada ha podido hacer en el tercer remate madridista, esta vez a cargo de Luka Modric. Resultado algo engañoso el de esta noche en el Bernabéu pero que refleja a la perfección la superioridad blanca sobre todos los demás.


Deja tu Comentario