2012-05-12 10:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid puede tener problemas para fichar



La constructora dirigida por Florentino Pérez, ACS, atraviesa el momento más delicado de su existencia al hacerse pública una deuda que supera los 10.000 millones de euros, fundamentalmente como consecuencia de dos polémicas operaciones: la entrada y salida de ACS en Iberdrola y la compra del 50% de Hochtief.  La situación es compleja y podría generar un terremoto de incalculables proporciones en el Real Madrid, al estar los destinos del club blanco ligados a los de su empresa, ya que los fichajes más importantes se han realizado con créditos propiciados por el nombre y la solvencia del imperio de Pérez. Es el caso de Beckham, Kaká o Cristiano Ronaldo.

Las auditorías reflejan una deduda neta de 10.450 millones, a la que hay que sumar 3.738 millones más en activos que están pendientes de ser vendidos pero que la empresa no es capaz de colocar en el mercado ante la delicada crisis económica global que afecta a todos los sectores. Es el caso de sus filiales relacionadas con energías renovables.  "El ser superior", como le definió Emiliio Butragueño, debe hacer frente a un panorama dramático. Quizá por eso Florentino Pérez ha liquidado el 10% que tenía en Abertis para obtener unas plusvalías cercanas a los 200 millones de euros. Poco es para afrontar una deuda que se sitúa por encima de los 14.000 millones.



Entre las operaciones de Iberdrola y Hochtief, Florentino ha invertido más de 10.000 millones de euros, obteniendo unas minusvalías superiores a 5.000 millones de euros. Un negocio ruinoso. Para hacer frente a sus compromisos, Florentino ha contado con el apoyo y la refinanciación de los créditos de Bankia, BBVA, Caixabank, Société Génerale, Mediobanca y el Instituto de Crédito Oficial, a los que en seis años apenas ha devuelto un diez por ciento del capital principal recibido.

El Confidencial explica hoy que "en la misma tarde que el Real Madrid jugaba en Munich la semifinal de la Champions League, Pérez vendió el 3,7% de la eléctrica por unos 800 millones, con unas pérdidas netas de 540 millones. La filial española del banco suizo (UBS) recibió órdenes desde de Londres de no dar más árnica a Florentino Pérez". Lo peor para Florentino es que UBS no ex una excepción y sabe que los bancos europeos le han cerrado el grifo de los créditos mientras su gran aliado en España, Bankia, se desmorona. Y concluye El Confidencial: "La pelota está en manos de los March, que preparan “medidas para solucionar” el entuerto, de Francisco González (BBVA), de José Ignacio Goirigolzarri (Bankia,) y de Isidro Fainé (Caixabank), su gran valedor hasta la fecha". El panorama es delicado porque la deuda de la compañía triplica su Ebitda, es decir los beneficios brutos de explotación, lo que le obliga a intentar vender desesperadamente sus activos con la esperanza de poder salvar una deuda que va a más.

El "Ser Superior" ha caído en desgracia en los círculos de las grandes operaciones financieras. Al menos ha demostrado ser mortal, equivocarse como el resto de los humanos y saber perder dinero a espuertas. El problema para el Real Madrid es que el mismo modelo de intricadas operaciones fraguadas con créditos de dudosa eficacia es el implantado por Florentino Pérez en el Real Madrid. De la misma manera que ACS no tenía problemas para obtener créditos del sector bancario, tampoco el Real Madrid de Pérez para pedir a los bancos lo que costaban sus cracks, dado que el club, como es público y notorio, vive acuciado por las deudas. Florentino ha pretendido trasladar su estilo financiero al Real Madrid: hacer negocios sin dinero. Y detrás de eso se ha escondido el glamour que ha adornado siempre al palco del Bernabéu con Pérez de presidente. Pero al final alguien tendrá que acabar pagando. La cultura del pelotazo y el comprar sin pagar se ha acabado.



Por eso el Real Madrid se enfrenta a una etapa muy difícil. Hasta ahora todo era posible. Incluso pagar 96 millones por un futbolista mientras otros grandes de Europa con sus economías saneadas se morían de envidia. La envidia se ha convertido en indignación al conocer el real estado de las cuentas del club blanco. Se avecinan tiempos difíciles en el Real Madrid porque se ha acabado la loca alegría de los fichajes. En las próximas semanas el Real Madrid deberá hacer frente a uno de los plazos de las operaciones que trajeron a Cristiano y Kaká al Real Madrid. Veremos cómo le va en ese partido. Hasta ahora le resultaba muy sencillo hacer frente a cualquier operación de la mano de su amiga Esperanza Aguirre, que le abría las puertas de Bankia para gastar lo que hiciera falta. Esta situación ha cambiado, y mucho.

 


Deja tu Comentario