2013-07-23 13:07 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid quiere pagar 100 millones por alguien que no ha empatado contra nadie



Joan Tubau

Puede entenderse que el Real Madrid piense que después de pagar casi 40 millones por una promesa como Illarramendi 100 millones sea un precio normal para contratar a Gareth Bale. Lo cierto es que el gran objetivo del Real Madrid no ha destacado ni con su equipo, el Tottenham, ni a nivel individual en los diferentes galardones que se conceden año a año. El tema debería preocupar en Madrid porque la Premier League es la competición con mayor seguimiento en el mundo entero y los que votan el Balón de oro son futbolistas, seleccionadores y periodistas de todos los paises del mundo afiliados a la FIFA.



Por tanto, la excusa de que el Tottenham no es uno de los grandes no sirve. Sus partidos se ven en todo el mundo. De hecho, Cesc Fàbregas, en su éooca como jugador del Arsenal -no ganó un sólo título- era un asiduo en el ranking de finalistas del Balón de Oro. Y como él, otros jugadores de la Premier inglesa como Rooney, Drogba, Van Persie, Touré, Agüero, Balotelli, Suárez,  Nani, Asamoah Gyan, Gerrard, Giggs, Vidic, Arshavin, Lampard o Terry.

Alguna trampa tiene el futbolista galés para que no exista en el concierto internacional y nadie haya reparado en sus méritos durante los últimos cinco años a pesar de militar en la competición más seguida del fútbol mundial y haber llegado a disputar también la Champions League.

Cuando el Real Madrid fichó a Cristiano Ronaldo por 86 años, se hacía con un jugador que había ganado la Premier con el Manchester United, también la Champions League y el Balón de Oro. El caso de Bale nada tiene que ver con el portugués. Hasta ahora, a punto cumplidos los 24 años, no ha ganado nada. Ni en Inglaterra ni en Europa. Apenas unas pocas distinciones individuales como jugador joven o como integrante de algún equipo ideal. En el último Balón de Oro no entró ni entre los 23 finalistas, y jugadores más jóvenes que él, como Neymar, obtuvieron mayor reconocimiento que él. Sorprende que el Real Madrid esté dispuesto a pagar por él 100 millones de euros.. A fin de cuentas, no es más que una promesa, como Jesé o Morata, que podrían ocupar una plaza en el once titular blanco a coste cero.



Sucede que Florentino Pérez se quedó con las ganas de fichar a Neymar. Pujó por él hasta el final y ofreció más dinero que nadie. Pero Neymar eligió al Barça. Y ahora hay que contrarrestar el efecto mediático que ha producido el rechazo de la estrella brasileña al Real Madrid con la incorporación de otro crack. El problema es que Bale no es un crack. Sólo un futbolista con una excelente proyección, como tantos otros, al que curiosamente sólo pretende el Real Madrid. ¿Por qué será que ningún grande de Europa se ha interesado por él?

Un futbolista que no está entre los 23 mejores del mundo -los finalistas del Balón de Oro- no puede ser considerado un crack. Y mucho menos pagar 100 millones por él, bastante más de lo que le ha costado al Barça un jugador contrastado y más joven, como Neymar. Bale es un buen jugador, pero esperan de él lo que no puede dar. Como sucedió con Robinho, con Robben, con Modric, con Kaká... La historia de siempre en el Real Madrid.


Deja tu Comentario