2013-07-08 20:07 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça de Rosell queda retratado ante el Madrid



Pau Soria

Fichan caro. Inflan los precios. Pero al menos saben vender. El Real Madrid, tan acostumbrado a la política de talonario y cheques, intenta dar valor en los despachos a futbolistas mediocres que no tienen opción de jugar en el Santiago Bernabéu.



Conocidos son los negocios del club blanco con el Benfica, club que ha incorporado a muchos de los descartes del conjunto merengue. De esta manera, hombres como Balboa, Javi Martínez o Rodrigo han dejado buenas cantidades de dinero en el feudo madridista tras consumarse sus respectivos traspasos. Incluso Higuaín parece costar más que Thiago Alcántara, al que han dejado escapar por 20 millones de euros en una gran pifia de la secretaría técnica.

El presidente Sandro Rosell y su junta directiva han sido incapaces de gestionar con éxito la operación salida del FC Barcelona. Tras marcharse Marc Muniesa al Stoke City sin dejar un solo euro en las arcas del club, la venta del Guaje Villa al Atlético de Madrid por apenas 5 millones ha sido un nuevo fracaso en la política de fichajes del Barça.

Por suerte, el conjunto azulgrana sigue imperando donde toca, en los terrenos de juego. En el césped, el equipo barcelonista se mantiene intratable, pero el mejor club de la historia debe tener una junta directiva capaz de afrontar con garantías tanto las altas como las bajas. El debe del Barça está en los despachos.




Deja tu Comentario