2011-02-22 17:02 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid se mete en la guerra de las apuestas



En un comunicado, la compañía española pone de manifiesto que BWIN, radicada en Gibraltar, realiza "agresivas" campañas de publicidad y promociones que perjudican a los operadores autorizados a operar en España, que tienen sometidas sus acciones publicitarias a "fuertes restricciones" y controles previos por parte de las comunidades autónomas.

Por ello, Codere ha pedido ante los juzgados mercantiles de Madrid que se obligue a BWIN a dejar de patrocinar al Real Madrid y a cesar de inmediato sus campañas publicitarias y que se condene también al club de fútbol como cooperador en esas actividades de competencia desleal.



La empresa española critica especialmente que la casa de apuestas ha podido realizar esas actuaciones porque opera desde Gibraltar y, en consecuencia, no se somete a las leyes españolas ni está amparada por normas de la Unión Europea.
"BWIN opera desde un paraíso fiscal y no paga ningún tipo de tasa o impuesto de juego", se queja Codere, que recuerda que su filial de bingos y apuestas deportivas Canoe tiene "fuertemente restringida la publicidad" y paga a Hacienda en concepto de tasas de juego "una cifra equivalente a la que BWIN paga al Real Madrid anualmente por su patrocinio".

También destaca que los operadores autorizados en España no pueden explotar juegos por Internet, "a pesar de contar con la tecnología y la experiencia necesarias", ya que este tipo de actividades están prohibidas.

La compañía española, que califica de "sangrante" la situación, ha decidido presentar esta primera demanda ante la falta de protección de las autoridades, que llevan años para regular un sector que supone el 1 % del Producto Interior Bruto de España y que genera más de 100.000 empleos directos.



El Gobierno aprobó el pasado 4 de febrero el anteproyecto de ley que obliga a que las actividades de publicidad, patrocinio o promoción sean autorizadas por la Comisión Nacional el Juego.
La nueva normativa, que ahora debe ser tramitada por el Parlamento, está llamada a controlar a empresas como BWIN, Unibet o Betfair, que se han popularizado gracias a sus patrocinios deportivos.

BWIN se convirtió en patrocinador del Real Madrid en 2007, mientras que la sueca Unibet hizo lo propio con el Valencia un año después y la empresa británica de apuestas on line Betfair firmó un contrato similar con el FC Barcelona en 2009. Madrid-Barcelona/EFE


Deja tu Comentario