2012-10-02 10:10 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid se rearma a base de goleadas virtuales



Incluso celebran en Madrid la recuperación de Cristiano Ronaldo, que está tan bien que ya ha conseguido igualar a Messi en la tabla de goleadores: 6 partidos, 6 goles. Lo que no dicen es que de los 6 goles que ha anotado la vedette portuguesa, la mitad han sido de penalti. Y esa es una suerte que sólo está al alcance del goleador que juega en el Madrid. Debería estar feliz Cristiano por eso. Los demás no tienen la fortuna de que los árbitros se preocupen por señalar penaltis donde no los hay. Sin ir más lejos, hoy titula Marca: "CR7 llega al clásico empatado con Messi", como si los goles de uno y otro tuvieran el mismo valor. Resulta curioso, y preocupante para los demás, que de los 119 goles que Cristiano Ronaldo ha marcado con el Real Madrid en la Liga española, 17 han sido de penalti. Es decir, alrededor de un 15%. Cada nueve goles que marca el portugués, uno es de penalti. Ya les gustaría a los demás goleadores poder disfrutar de ventajas similares.

El Barça llega al clásico habiéndolo ganado todo. Seis partidos, seis victorias en la Liga. Un partido, una victoria en la Champions League, a la espera de lo que suceda mañana en Lisboa. Cierto que el Barça ha tenido que sudar para sacar adelante sus partidos, pero eso le hace grande. ha demostrado que sabe sobreponerse a la adversidad y consigue imponer su superioridad física en los últimos cuartos de hora de cada partido. El Barça es el líder indiscutible de la clasificación. Y se lo ha ganado a pulso, partido a partido. Incluso teniendo una noche desafortunada en el clásico, lo peor que podrá pasarle es salir del Camp Nou con "sólo" cinco puntos de ventaja. Pero nadie piensa en eso en Barcelona. Al contrario, existe la plena convicción de que puede volver a repetirse otra manita. Lo que es seguro es que el fundamentalismo de Tomás Roncero ha vuelto a salir derrotado. Roncero aseguraba con esa chukería que le caracteriza que el Barça perdería en Sevilla y también en el Camp Nou ante el Real Madrid, por lo que los blancos saldrían del recinto blaugrana a dos puntos. Esa fábula forma parte de la realidad virtual en la que gustan vivir los madridistas, que cuando no consiguen hacerla realidad utilizan a los árbitros para tapar sus miserias.



La convicción de la manita entre el barcelonismo no es virtual, viene refrendada por la euforia que se ha destado en Madrid después del 5-1 al Deportivo y el 8-0 al Millonarios. En el Camp Nou no van a encontrar tantas facilidades y hará falta mucha unión, más de la que existe ahora en el vestuario del Bernabéu, para que el Real Madrid se comporte como un equipo de verdad y no como una banda, como sucedió en el último 5-0. Esa es la gran ilusión del barcelonismo en una noche en la que el Camp Nou será el escenario de la exaltación del catalanismo frente a los valores que representa el Real Madrid: el más rancio españolismo defendido por una agrupación de extranjeros, fundamentalmente portugueses.


Deja tu Comentario