2013-05-12 23:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid tampoco sabe perder en baloncesto (100-88)



Joan Tubau

Penoso ver al Real Madrid derrotado y repartiendo garrotazos para sacar la adrenalina que llevaban dentro. Dos acciones antideportivas de Slaugther y Rudy Fernández, que es reincidente en estos temas, deslucieron una final de la Euroliga que ha dominado el Olympiakos con autoridad. Además, los árbitros también castigaron duramente a Slaugther por hacer teatro. El Real Madrid ha mostrado hoy ante Europa lo peor de su repertorio.



El aparato de propaganda madridista ya celebraba La Novena antes de jugar, y la soberbia ha vuelto a recibir un severo correctivo. El equipo griego, con una plantilla de muy inferior calidad a la del Real Madrid, no sólo ha plantado cara al equipo de Laso, sino que ha demostrado ser superior. Una vez más, Laso se ha estrellado ante una gran cita. Él y su constelación de estrellas: Rudy estuvo patético, más pendiente de meterse en líos que de jugar, Carroll estuvo desaparecido en combate, a Llull no se le vio, el "fenómeno" Mirotic, como si no estuviera, como el símbolo el símbolo Felipe Reyes. Y Draper, Slaughter, Begic... ¡Nada! Sólo Sergio Rodríguez plantó cara a un Spanoulis enorme que llevó en volandas a su equipo hacia el triunfo final a base de triples.

Es una pena que las malas costumbres del fútbol se hayan trasladado al baloncesto y que estos chicos no sepan aceptar la derrota con deportividad. El viernes este mismo Real Madrid venció al Barça y no vimos acciones antideportivas en los blaugrana para contrarrestar su impotencia. Unas veces se gana y otras se pierde. Y el Real Madrid, que lleva muchos años perdiendo tanto en fútbol como en baloncesto, debería estar mejor preparado para la derrota.


Deja tu Comentario