2015-02-11 09:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid tiene un problema con Cristiano Ronaldo



No debe sorprender a nadie que a Cristiano Ronaldo le importara un rábano lo sucedido en el Calderón. En todo caso, si algo debió molestarle de ese partido es que él no marcó y que Messi se le acerca peligrosamente en la tabla del pichichi. Por lo demás, ningún problema. Dios le ha enviado a la Tierra para marcar goles, ganar Balones y Botas de Oro y aprovechar muchos penaltis. Si gana títulos con su equipo, bien. Y si no, también. Lo importante es sacarle brillo a su nombre. Lo demás es secundario. Para eso tiene un museo que hay que ampliar con gestas suyas. Sólo suyas.
Y no engaña a nadie. Siempre ha utilizado el egoismo por bandera. Es un defecto, pero también una virtud.  Yo, yo, yo y después yo. Yo celebro mis goles recordando al mundo que los marco yo. Yo paso de celebraciones cuando el gol no lo marco yo. Yo, yo, yo y yo. Yo soy el más guapo, el más rico y el más bueno. Por eso me tienen envidia. Y al que me pregunte lo que no quiero que me pregunten le llamo tonto, y asunto resuelto. Yo, yo, yo y yo. Yo me señalo la pierna cuando marco un golazo. Me señalo el nombre. Me señalo el número. Me señalo mis musculitos. Yo, yo, yo y yo.
Cristiano Ronaldo no engaña. Está enamorado de sí mismo. Está encantado de conocerse y todo lo demás lo deja en un segundo plano. Que el Madrid perdiera por 4-0 en el Calderón para él es irrelevante. Porque los triunfos de su equipo no tienen más valor que el de hacerlos suyos. Él no ganó La Décima. Ganó La Segunda. Da igual no conseguir la Liga si cae el pichichi. Yo, yo, yo y yo.
Y así hay que entender lo de la fiestecita de marras. A Cristiano Ronaldo le importaba bien poco lo que hubiera pasado con el Real Madrid unas horas antes. Porque lo único que le importa es él. Y por eso, porque lo demás es secundario, la vedette lusa cumplió con el luto del Calderón cantando hasta las siete de la mañana. Lo raro es que la gente se sorprenda a estas alturas, coin la treintena cumplida. Él es así. Desde el primer día. No ha engañado a nadie. Yo, yo, yo y yo. Egoísta en el campo y egoísta fuera de él.
El Madrid tiene un problema con Cristiano Ronaldo. Han engordado al monstruo alimentando su egoísmo y ahora ya no lo podrán reconducir. Yo, yo, yo y yo, y yo y yo y yo. No se besa porque no se llega. Y debe pensar que un 4-0 al Real Madrid no es suficiente motivo para anular su fiesta. ¡Faltaría más!


Deja tu Comentario