2011-03-29 11:03 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid toma mal ejemplo del Barça



El pasado 26 de febrero, Ricardo Kaká jugó su último partido como titular ante el Deportivo de la Coruña. El Madrid tropezó en Riazor y no se dudó de culpar al brasileño de la pobre imagen ofrecida al equipo. El brasileño demostrar nuevamente que sigue sin ser el mismo jugador que maravilló al mundo entero hace apenas 3 años.

Para tapar su pobre estado de forma, el jugador fue apartado del equipo para entrenar de forma individual buscando una mejoría. Tras una semana de desaparición, el Real Madrid informó el pasado 8 de marzo  que Kaká sufría  leve edema en la cara lateral externa de la rodilla izquierda, la misma de la que fue operada en agosto. El tiempo de baja se estimó que sería de dos semanas, pero pasados 21 días desde que se le diagnosticó un problema  en su maltrecha rodilla izquierda, el jugar sigue sin jugar y sin que nadie sepa nada sobre su estado físico.



“Esta semana es muy importante para mi rodilla. Espero que todo vaya bien”, dijo ayer el brasileño en su twitter sin dar más explicaciones. ¿Semana importante? Después de tres semanas su rodilla debería estar ya más que recuperada, pero el misterio que envuelve el estado físico del jugador presagia lo peor. Ya hay voces que apuntan a que Kaká deberá volver a ser operado y a día de hoy nadie sabe con certeza si el mediapunta carioca volverá a jugar esta temporada, la misma que apunta a ser la última como jugador del Real Madrid tras la multitud de rumores que apuntan a su retorno al Milan.

Pese a que los servicios del Real Madrid se habían siempre caracterizado por su transparencia, todo lo que ocurre con Kaká se asemeja cada vez más a la situación que vive Carles Puyol en el Barça. El central azulgrana se lesionó y tras un primer parte médico en el que se le diagnosticaban dos semanas de baja, el jugador ya suma dos meses en el dique seco sin que el club facilite más información.


Deja tu Comentario