2012-06-17 10:06 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid tuvo al Barça contra las cuerdas pero faltó fe (73-69)



Ambos equipos han empezado con miedo. Con la atención más puesta en la defensa que en el ataque. Fruto de ello han sido los dos primeros minutos en blanco que han pasado los dos conjuntos. La travesía por el desierto la ha roto Ante Tomic, que hoy no ha aparecido como en otras ocasiones y ha estado muy lejos del nivel mostrado el pasado miércoles. La canasta de los madridistas no ha provocado la reacción que se esperaba y locales y visitantes han seguido tanteando y estudiando al rival. Antes de terminar los diez primeros minutos el Barcelona ha logrado ponerse por encima, de donde ya no se ha movido en todo el partido (16-12)

El segundo cuarto ha sido un intercambio de intenciones. El Madrid ha logrado empatar pero el Barça ha subido la marcha y ha logrado un contundente parcial de 8-0 con dos triples que han encendido un Palau que hasta ese momento contenía las mismas dudas que su equipo. El Madrid ha respondido rápidamente con un parcial idéntico (0-8) y también con dos triples seguidos de dos de los mejores de la noche, Singles y Carroll. De parciales ha seguido la cosa y finalmente el Barça ha logrado ampliar la ventaja un punto al final del primer tiempo (39-34).



El tercer cuarto ha sido idéntico. Ha empezado anotando el Barça pero el Madrid con otro parcial de 0-8 se ha puesto a tres peligrosos puntos. Aviso más que suficiente para los azulgranas que escarmentaron bien en la remontada del Real Madrid en el segundo partido y que en esta ocasión no han cometido los mismos errores.  Tampoco los cometía el Madrid, pero el acierto en el aro estaba marcando el destino de ambos equipos. Eso y la experiencia en algunos momentos del partido de la que no han tirado los blancos (56-47).

Sí lo han hecho de la juventud, el espíritu y las ganas de ganar de este joven grupo que poco a poco está terminando de encontrar su lugar. Así es como han conseguido acongojar a l rival y a todo el pabellón, que ha visto como por momentos se le escapaba la liga ACB. Un parcial de 0-6 al inicio ha vuelto a acercar al Madrid, que de nuevo se ha puesto a tres puntos, lo que ha obligado a Xavi Pascual a pedir tiempo muerto para ordenar a sus jugadores. Fuera de sus casillas ha logrado que su equipo aguantara más por la fuerza de la afición que por la que les quedaba en las piernas. A un minuto del final ha llegado la jugada clave. Después de una lucha imperial de Felipe Reyes, en la que ha logrado dos rebotes consecutivos, ha logrado abrir para Carroll que de primeras no ha fallado el triple. Dos de distancia en el marcador y un mundo de partido por delante.

Y entonces, nadie lo ha llamado, pero ha aparecido el árbitro, que ha decidido quién debía ser el campeón con un error monumental. Singler ha buscado el uno contra uno en la pintura y ha sido objeto de falta, pero no la ha señalado como sí lo ha hecho posteriormente con una de Llull en el contraataque azulgrana. Lo que deberían haber sido dos tiros libres para el Madrid y el empate se ha convertido en una sentencia de cuatro arriba en el marcador después de que Mickeal no fallara los dos lanzamientos. Los blancos han intentado alargar al máximo el tiempo pero ninguno de los dos equipos ha fallado y la ventaja de cuatro se ha mantenido, permitiendo al Barça levantar el título.



Pero no hay que ser derrotista. El Madrid lo ha dado todo sobre la pista. Y no sólo eso: ha demostrado tener también una gran base para el futuro. La victoria en la final de la Copa del Rey en el Palau Sant Jordi no fue una casualidad y en este play off ha quedado demostrado. Remontadas espectaculares a domicilio y palizas como la del tercer partido son el ejemplo claro de que un gran Real Madrid está amaneciendo de la mano de Pablo Laso. En la capital catalana justo lo contrario. Un Barcelona que hoy ha dado los últimos coletazos, empujados más por la fe que por el juego que les queda.


Deja tu Comentario