2012-05-27 22:05 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid utiliza a Marcelo como "agente" para convencer a Lucas Moura



Como suele suceder cada vez que un jugador brasileño despunta en su país, su equipo y hasta la propia prensa brasileña inician la guerra de desgaste habitual para iniciar una rifa que tenga como propósito sacar la mayor tajada posible en forma de dinero por el traspaso del jugador. Ocurrió en su día con un jugador como Denilson, que acabó en el Betis después de que Madrid, Barcelona o Juventus se lo estuvieran rifando durante meses. Al final, el club y el jugador aceptaron la propuesta del equipo menos importante, pero del que más dinero ponía encima de la mesa, que en ese caso fue el cuadro andaluz.

 En el Real Madrid saben que tanto Chelsea como Inter de Milán andan tras los pasos de Lucas. Por eso, los blancos tienen en el arte de la seducción su bala más potente para intentar convencer al jugador de que lo mejor es su pase al Bernabéu. Florentino y los directivos trataron de cine a los padres del jugador en su visita a la capital, Mourinho demostró su interés viéndole jugar in situ y, ahora, la siguiente forma de tratar de seducir a Moura es a través del tercer capitán del equipo blanco, Marcelo.



 El número ‘12’ del Real Madrid está concentrado junto a Moura preparando los Juegos Olímpicos de Londres con la selección brasileña, y a buen seguro que tratará de arrimarse lo máximo posible al extremo del Sao Paulo para convencerle definitivamente de que lo mejor es fichar por el Real Madrid. Por si esto fuera poco, jugadores como Pepe, Cristiano o Coentrao, además del propio José Mourinho, comparten con él la misma lengua, la portuguesa, por lo que su adaptación al club blanco y a la forma de vida de Madrid sería una balsa de aceite para el futbolista, algo que no le pasaría en un club como el Chelsea, en el que ni el clima ni el idioma serían los ideales para Moura.

 El Real Madrid tiene claro que el gran problema para sacar a Moura de Brasil se lo va a encontrar a la hora de negociar con el Sao Paulo, por eso, el primer objetivo es seducir al jugador para que, en un momento dado, si el club brasileño se cierra en banda, sea éste el que tome el toro por los cuernos y el que se plante delante de los dirigentes del cuadro brasileño para decirles que su deseo es jugar en el Real Madrid. Florentino, Mourinho y, desde ahora también Marcelo, ya se han encargado de hacer el trabajo sucio.


Deja tu Comentario