2012-09-17 10:09 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid vive en un estado maníaco-depresivo



Donde se inicia todo no se sabe, porque en realidad la situación que viven en el Madrid ya se inició este verano, cuando hacían el ridículo en partidos sin importancia de pretemporada en la que apenas consiguieron un resultado importante como el 5-1 endosado al Milan, que a duras penas campea por el Calcio donde tiene mucho que recuperar. Ayer mismo perdió ante el Atalanta.

No obstante, todo explota cuando Cristiano Ronaldo declara que está triste. Es ahí donde se inicia un fuego que se lo está comiendo todo a marchas forzadas. "Estoy triste", dijo Cristiano después de enfrentarse al Granada y marcar sus dos primeros goles de la temporada. Entonces ahí la prensa empieza a acusar al delantero de querer más dinero y de su poco compromiso con el equipo, a lo que CR7 responde con un "maduro" mensaje en "Facebook" en el que aseguraba que su rendimiento no bajaría, aunque lo que realmente ha hecho es contagiar la tristeza al resto del equipo, que ayer realizó un partido lamentable ante un Sevilla que pudo sacar más provecho de la visita de los blancos.



Mientras tanto, el técnico acusa a sus jugadores de los resultados, ya no sólo a Cristiano Ronaldo, del que no cree que sea la culpa exclusiva. "No tengo equipo", aseguraba ayer en la rueda de prensa. Algo a lo que responden los futbolistas asegurando que mejorarán, como aquel que dice que mañana recogerá el piso, y pasándose las palabras del míster por sitios poco recomendables. ¿Y qué hace la prensa?  Pues muy fácil. Cómo si se queda alguien estos serán los jugadores, han decidido dejar de atacar a estos para centrar su atención en José Mourinho, al que culpan ahora de la derrota de anoche. "¿A qué juega?" titula "Marca" con una foto del luso en portada.

En resumen: CR7 está enfadado con la prensa y con el club, algo que ha contagiado a sus compañeros como buen líder de equipo que es y provocando los resultados cosechados hasta ahora. Algo que subraya Mourinho cada vez que sale a una rueda de prensa pero que la prensa no ve, y se centra ahora en atacar al míster.  Y a todo esto los aficionados pagando y tragando. Con todo, en Madrid se está viviendo un constante estado de esquizofrenia en el que nadie confía en nadie y en el que nada es lo que parece. Ya estamos ansiosos por un nuevo episodio.


Deja tu Comentario