2011-02-13 20:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid vuelve a acongojarse ante un Barça insuperable



Lesionados Basile y Pete Mickeael, el Barça se vio obligado a realizar un fichaje de emergencia, Anderson. Un jugador barato que puso al Madrid a raya en los primeros compases de partido y que al final fue nombrado MVP de la final de Copa. Anderson con sus triples, sus rebotes y asistencias fue el amo del partido en la primera mitad, a la que se llegó con empate a 30. Al final del partido anotó 19 de los 68 puntos obtenidos por su equipo.

Luego, el Barça sacó a relucir su rodillo. Los triples de Lorbek, los rebotes de N´Dong, los tapones de Vázquez, la inteligencia de Morris, la agresividad de Grimau, la eficacia de Sada... Navarro no tuvo su día, algo excepcional cuando se enfrenta al Madrid. Tampoco Ricly Rubio brilló. Pero es igual, es tan bueno este Barça que cuando dos no están finos, los otros diez se encargan de solucionarlo.



El Madrid no fue rival. Como siempre en los últimos años, se batió con el Barça recurriendo a acciones individuales de Suárez, Tucker, Sergio o Tomic. Pero el Barça juega a otra cosa, y lo hace como un equipo compacto y homogeneo. Los blancos sólo plantaron cara en los dos primeros cuartos e hicieron daño con el juego interior mientras el Barça contestaba recurriendo al perímetro. Luego, en los dos últimos cuartos, el recital de juego colectivo del Barça aplastó a un Madrid que volvió a mostrar sus complejos. Messina, que pudo ser entrenador del Barcelona, volvió a estrellarse contra el que pudo ser su equipo. Y van ya demasiados trompazos en una sección histórica que se ha acostumbrado ya al papel de comparsa en las competiciones nacionales e internacionales. Porque el protagonismo del baloncesto español en el Siglo XXI es blaugrana. No hay espacio para el Real Madrid.

El Barça llegó a irse de quince en el último y decisivo cuarto mientras el Madrid no encontraba la manera de frenar el vendaval de juego que se le venía encima. Al final, los blaugrana bajaron el ritmo y el Madrid pudo maquillar el tanteo. Segunda victoria consecutiva en la final de la Copa del Rey, algo que no sucedía desde hace muchísimos años. Y final ganada en casa del enemigo, lo que confiere al triunfo un plus de emotividad.

Como en fútbol, el Barça se muestra intratable. Y como en el fútbol, el Madrid parece navegar a la deriva sin saber qué hacer para acabar con la hegemonía blaugrana. Fichajes y más fichajes, caras nuevas, muchas caras nuevas. Dinero, mucho dinero invertido... para nada. El Barça está a un nivel inalcanzable para el Real Madrid, que soñaba con dar la sorpresa aprovechando el factor pista. Pero este Barça no se asusta por el ambiente hostil. Incluso le motiva más.



El Rey de Copas ganó una nueva batalla y cambió el signo de la historia. Mucho Barça para tan poco Madrid.


Deja tu Comentario