2011-12-11 00:12 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid vuelve a jugar acomplejado ante el Barça



El Real Madrid ha tenido un golpe de suerte en el primer minuto del partido. Benzema ha adelantado a los blancos. A partir de ahí, el conjunto de Jose Mourinho ha vuelto a demostrar por qué es inferior al F.C. Barcelona. Los recogepelotas del Santiago Bernabéu han parado el subministro de balones cuando el esférico salía del terreno de juego. Incluso Casillas, viendo que le lanzaban el balón de una forma más o menos rápida, se ha tomado la molestia de analizar la presión del mismo y pedir otro que ha tardado unos cuarenta segundos en llegar a sus manos. Era el minuto 23 y aún quedaba mucho partido. Pero ese era el camino del equipo de Mourinho para lograr los tres puntos.

Además, los jugadores blancos han vuelto a protagonizar protestas continuas al colegiado. Un árbitro que les perdonaba amarillas cada dos por tres. Mientras, en el banquillo blanco los hermanos Calatrava -Mourinho y Karanka- han protagonizado un nuevo 'show' histriónico que han captado las cámaras de televisión. Incluso en 'slow-motion'.



Di María ha vuelto a interpretarr teatro del malo en el minuto 26. Tras revolcarse por el suelo durante dos minutos, el colegiado le ha invitado a salir del terreno de juego y justo traspasar la línea de cal, se ha recuperado milagrosamente y quería volver en seguida al terreno de juego. Minutos después ha vuelto a promocionarse con un nuevo 'piscinazo'.

Y todo por qué al Madrid sólo le queda admitir su inferioridad con el balón y esperar al Barça. El conjunto blaugrana, que ha tenido más del 60% de la posesión del balón durante todo el partido, no ha perdido la calma. Y tras la remontada la cara de los jugadores blancos era un poema. Señal de la impotencia de ser inferiores. Casillas, que se ha convertido en el portero que más goles ha encajado en toda la historia de los clásicos (49 tantos), no ha parado de lamentarse. Ramos se ha vuelto a poner nervioso y ha propinado una patada espeluznante a Messi en el 79'.  Y el público del Santiago Bernabéu también lo ha visto. Muchos abonados han abandonado sus posiciones antes de tiempo y han aplaudido a Iniesta tras ser substituido. En los clásicos saben que quien pone el fútbol no es su equipo. Es el Barça. 

 



 

 


Deja tu Comentario