2013-05-17 13:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Madrid y Mourinho le faltan al respeto al Rey



Joan Tubau

La decisión de Jose Mourinho de no comparecer ante los medios de comunicación en la rueda de prensa previa a la final de la Copa del Rey pone de manifiesto el absoluto desprecio que el técnico de nacionalidad portuguesa siente por esta competición que lleva el nombre del rey de España. Al final tuvo que salir un jugador, Sergio Ramos, a evitar el ridículo espantoso que a nivel de imagen está ofreciendo el Real Madrid como club, que es cómplice de todas las salidas de tono que ha realizado su entrenador en los últimos tres años.



La Copa del Rey se merece algo más que lo que le da el entrenador de uno de los equipos finalistas. El señorío del Real Madrid nunca puede depender de un entrenador que no da la cara y que se niega a ser portavoz del club en momentos como éste. Eso también forma parte de ese trabajo de 4,47 horas diarias que le convierte en el entrenador mejor pagado del mundo con más de diez millones de euros anuales.

La sala de prensa del Real Madrid estaba repleta de periodistas, muchos de ellos venidos de fuera de nuestras fronteras, que llegaron a Madrid esperando la normalidad que se pudo ver en el Atlético de Madrid y que se han sentido estafados por la prepotencia y desprecio del entrenador del Real Madrid hacia la Copa del Rey y hacia todo lo que rodea al Real Madrid. Esta vez ni se dignó a enviar ante los periodistas a quien muchos califican como su "muñeco". Prohibió a su cuerpo técnico dar explicaciones. Y Sergio Ramos, que sí es madridista y que entendió que el club no podía dar esa imagen ante el mundo, salió a ejercer de portavoz. Como si fuera el entrenador. De hecho, será más o menos así en el partido de esta noche. El entrenador está más pendiente de su futuro que de lo que ahora mismo sucede en el Real Madrid, por eso los jugadores se reunieron para comer sin invitar al cuerpo técnico con el fin de sentar las líneas maestras de su actuación esta noche ante el Atlético de Madrid.

Se da la circunstancia de que Karanka, que no ha querido o no le han dejado salir a ofrecer al mundo el punto de vista del Real Madrid sobre la final de Copa, fue seleccionador en las categoría inferiores de la Federación Española defendiendo los colores de España. Karanka también es cómplice del desprecio al Rey de España y a la competición que lleva su nombre.  El fútbol español descansará cuando pierda de vista a estos elementos que no han hecho otra cosa que abanderar la mala educación y peores costumbres y a fomentar el odio con todo lo que les rodea. El fútbol español no les necesita y vivirá más tranquilo sin ellos.



Sorprende que desde el entorno mediático radical madridista se criticara los silbidos al rey por parte de los aficionados en anteriores finales, y ahora se pase por alto el zafio comportamiento de profesionales que cobran, y mucho, para dejar en buen lugar la imagen del club que les paga. Y despreciando la Copa del Rey no lo han hecho. Y mientras tanto, Florentino Pérez mirando hacia otro lado.

 


Deja tu Comentario