2011-11-16 10:11 FC Barcelona Por: Administrador

El madridismo celebra que Mou se parezca a Pep



 Lo explica Tomás Roncero, nada sospechoso, en la edición de hoy de As: "Mourinho ha dado un giro radical en su actitud. Para bien. Del Mourinho que firmó contrato con el Madrid por cuatro temporadas en la planta noble del Bernabéu, el 31 de mayo de 2009, al Mourinho del 15 de noviembre de 2011, hay una significativa evolución en su comportamiento que sólo cabe calificarla como positiva y alentadora".

Queda claro que el "comportamiento" de Mourinho hasta ahora no era ni "positivo" ni "alentador". Algo hemos avanzado.



Y eso que no han pasado ni tres meses desde que Mourinho protagonizara su obra maestra y cumbre: la agresión cobarde y por la espalda al segundo entrenador del Barcelona, bendecida por el blanquísimo Comité de Competición, que sólo lo consideró falta leve. "Lo del dedo en el ojo pasó a mejor vida y desde entonces el técnico de Setúbal ha variado su perfil hasta aburrir a aquellos que desearían que volviese a pisar un charco (las recientes declaraciones de Vinyals son un buen ejemplo)". Roncero admite en As que este Mourinho gusta más, pero poco se le oyó criticar lo que de criticable tuvo Mourinho con ese comportamiento que, por lo que cuenta, ha cambiado de manera "positiva y alentadora".

Prosigue Roncero: "Los inicios del portugués fueron bastante conflictivos. Arrancó pidiendo al club que le dejase ser seleccionador portugués aprovechando un parón del Virus FIFA, siguió encendiendo la mecha con Preciado ("algunos equipos salen derrotados ante el Barça"), mandó a un árbitro a la m... ante el Murcia, provocando su expulsión, y anticipó el finiquito de Pedro León en la víspera de un partido en Auxerre".

Y sigue: "Pero hubo más en ese período inicial hasta el 15 de noviembre 2010. "Temo que a Cristiano le den una hostia", dijo en la víspera de un Madrid-Osasuna preguntado sobre si los defensas trataban al portugués con menos indulgencia que a Messi (10-9-2010). También tuvo broncas con entrenadores y jugadores: Luis García y Del Horno, del Levante (25-9-1010). "Estoy contento de que ningún jugador del Levante haya acabado en el hospital, parecería que se hubiesen muerto". Tampoco se olvidó de enviar recaditos al Barça: "Guardiola no necesita hablar de mí porque sus jugadores ya lo hacen por él todos los días" (12-11-2010)". Daba la sensación de que ese Mourinho es el que gustaba al madridismo, pero al parecer no era así. Gusta más el actual, aunque la conducta altanera y provocadora siempre fuera justificada, comprendida y alentada por el entorno mediático fiel y por una hinchada que le aplaudió sus agresiones hasta el punto de regalarle una pancarta gigante en el que se le decía que "tu dedo nos indica el camino".



Ahora lo que gusta al madridismo es que Mourinho copie los métodos y la forma de ser de Guardiola, de la que se mostró contrario hasta el mes de agosto, cuando agredió a Vilanova: "Pero todo eso ha cambiado desde la noche tumultuosa ante el Barça en la vuelta de la Supercopa. Ahora vemos a Mourinho elogiando sin tapujos a los entrenadores de los equipos rivales, hasta el punto de que el propio Preciado firmó las paces con él tras telefonearle el portugués para darle las condolencias por la muerte de su padre: "Mourinho me ha demostrado su valía personal. Para mí está todo olvidado".

En nombre de la deportividad hemos de felicitarnos del cambio de Mourinho, aunque en realidad sólo estemos hablando de tres meses de tregua desde su fechoría más vergonzosa. Bienvenido sea al mundo de la deportividad del que ha estado ausente durante los últimos diez años.

 



Deja tu Comentario