2013-05-01 11:05 Real Madrid Por: Administrador

El madridismo, un '10' antes y durante el partido



El pasado lunes, unos 300 aficionados ya habían comenzado a calentar el ambiente, acudiendo a presionar al Dortmund en su sesión de entrenamiento en el Bernabéu a última hora de la tarde, además de animar a los jugadores blancos a su llegada al estadio para iniciar la concentración de cara al partido. Pero, sin duda, los momentos más emotivos tuvieron lugar ayer. Sobre todo antes del choque y en los últimos minutos.

A falta de un cuarto de hora para el inicio del encuentro, las gradas del Bernabéu aparecían más vacías de lo que se esperaba. ¿Falta de fe? Para nada. Lo que sucedía es que el grueso de la afición había esperado hasta última hora para entrar al estadio porque quería estar junto a los jugadores a su llegada al recinto. Más de 10.000 hinchas provocaron que el autobús que transportaba a la primera plantilla necesitara un esfuerzo de muchos minutos para recorrer apenas 500 metros en su acceso al parking del estadio, tal y como pueden ver en la imagen que ilustra esta noticia.



El Bernabéu explotó en la salida de ambos equipos al césped, no paró de animar durante todo el partido y aulló como nunca tras el gol de Benzema en el minuto 82 de encuentro y, sobre todo, cuando Sergio Ramos hizo el 2-0 en el 89'. Para el recuerdo quedarán los minutos previos al descuento, con un futbolista del Dortmund, Kehl, lesionado sobre el terreno de juego y siendo atendido por los médicos, con el juego parado, mientras todo el estadio bramaba, puesto en pie, bufandas al aire, gritando. "¡Sí se puede, sí se puede!". Su aliento hizo temblar de pánico a un conjunto alemán que por un momento sintió que el desastre era posible. El destino le debe a esta gente una Copa de Europa. Definitivamente.


Deja tu Comentario