2012-01-05 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

El Manchester United ha decidido fichar a Cuenca



Martin Ferguson, el hermano del manager general del Manchester United, asistió anoche al Barça-Osasuna. Se trataba de completar el extenso dossier que sobre Isaac Cuenca mueve la secretaría técnica del club de Old Trafford. Ya quedan muy pocas dudas, por no decir ninguna, acerca de este fichaje. El seguimiento al que ha sido sometido el canterano blaugrana ha concluido con una impresión muy favorable y el Manchester United va a hacer lo imposible para convertir en red devil al jugador.

El precio será lo de menos...o lo de más, porque Isaac acaba contrato el 30 de junio, lo que quiere decir que queda libre y que está legitimado desde ya para negociar con cualquier club sin que el Barça pueda exigir un precio de traspaso. Partiendo de la base de que al club inglés no le costará un sólo euro su incorporación, puede ofrecerle una ficha estratosférica con lo que se ahorra del fichaje.



Eso lo sabe Isaac Cuenca y lo sabe su representante, Josep Maria Orobitg, que debe velar por los intereses de su representado y no por los del FC Barcelona, de manera que si el Manchester le ofrece al jugador un contrato muy superior al del Barcelona, será el propio jugador quien deberá decidir: o el dinero inglés o la gloria en el equipo de su tierra. A día de hoy Cuenca cobra 80.000 euros al año, más unos incentivos por cada intervención en el primer equipo. En el Manchester United le costaria bien poco alcanzar una cifra cercana a los tres millones de euros anuales.

El Barça, por cuestión de filosofía, no puede llegar a estas cantidades, porque tendría que ceder a las presiones de los representantes de todos los jugadores del planteal, pero en el club se confía en que el jugador recapacite, acepte la oferta del Barça -más modesta, pero con un aumento progresivo de año en año- y continúe en el proyecto de Pep Guardiola. Precisamente en Guardiola es donde la directiva deposita sus esperanzas, en la ascendendia que el entrenador tiene sobre el jugador y su representante. Si Pep quiere de verdad retener a Cuenca, lo conseguirá. Por eso el Barça confía una vez más en el buen hacer de su entrenador para evitar lo que sería un verdadero problema: la marcha de Isaac Cuenca, un futbolista que en apenas unos meses se ha convertido en imprescindible en los planes de Pep Guardiola.


Deja tu Comentario