2011-03-31 22:03 FC Barcelona Por: Administrador

El mejor equipo de Europa no estará en la Final Four (78-67)



El Regal Barcelona no podrá defender su título europeo en casa. En una de las peores actuaciones de las últimas temporadas sucumbió por tercera vez consecutiva ante el Panathinaikos (78-67), después de ofrecer una mala imagen, especialmente en el segundo tiempo.

En un ejercicio de trapecismo sin red, el Barça falló. Erraron sus principales jugadores y tampoco su entrenador, Xavi Pascual, estuvo acertado en la dirección. Panathinaikos, jugando a lo suyo, sólo encontró oposición en los dos primeros cuartos, en los dos siguientes vivió con placidez su victoria segura.
Si durante el primer periodo (34-33), el Barça aguantó sus opciones, en el segundo, se desmoronó. Fue superado por un equipo que en todo momento sabía a lo que jugaba, los azulgrana solo se mostraron efectivos cuando funcionó la conexión Lakovic-Vázquez o algún detalle de Lorbek, del resto del equipo apenas hubo noticias.



De salida, Pascual planteó un equipo titular sin Navarro y con Grimau en su puesto para defender a Diamantidis. No fue ese el factor sorpresa de inicio, sino las dos faltas personales cometidas por el escolta griego en apenas dos minutos, que supusieron un cambio en el guión del partido.

La mala defensa del Barça, sin embargo, permitió canastas fáciles de los griegos, que se escaparon fácilmente en el marcador ante un equipo azulgrana al que se le veía atenazado por la responsbilidad (6-0).

Reaccionó el equipo de Xavi Pascual, que llegó a ponerse por delante (10-11), con un par de aciertos de N'Dong, pero la condescediente defensa azulgrana permitió demasiadas acciones cercanas al aro contrario de Panathinaikos, que empezó a dominar el partido a base de tiros libres.
La segunda falta personal en pocos minutos de Navarro, equilibró las dos señaladas al inicio de Diamantidis, y con un baloncesto tosco, el Panathinaikos finalizó el primer cuarto con cuatro puntos de ventaja (16-12).



La conexión entre Lakovic y Fran Vázquez supuso los mejores minutos de baloncesto del Barcelona. Fue en el inicio del segundo cuarto, con ocho puntos consecutivos del pívot gallego que llevaron a los catalanes a su máxima diferencia en el marcador (20-24).

La defensa zonal azulgrana despistó al equipo de Obradovic, hasta que el Panathinaikos secó en ataque a Lakovic, recuperó la dirección de Diamantidis y los tiros de Batiste y todo volvió a su cauce para los griegos.

En la recta final, apareció Navarro y con él un atisbo de esperanza en el juego del Barça. Siete puntos consecutivos del escolta equilibraron el marcador, hasta el punto que al descanso la diferencia era mínima para los locales (34-33).

Aquí prácticamente acabó todo. Los barcelonistas, con una concatenación interminable de errores, se vinieron abajo. Fue un equipo sin alma, sin ritmo y Panathinaikos, desempeñando el papel de hormiguita, aumentó punto a punto su ventaja.
A cuatro minutos para el final del tercer cuarto, Diamantidis, prácticamente inédito hasta entonces, hizo acto de aparición y su equipo ya no tuvo dudas de que iba a estar en la segunda semana de mayo en el Sant Jordi.

Se fueron los griegos hasta por nueve puntos de diferencia (56-47) y vista la inacción del Barça, el partido parecía resuelto antes de iniciar el último cuarto.

Cinco puntos de los azulgrana, con un triple de Lorbek, resumieron el último estertor del equipo de Pascual (56-50). Los más de nueve minutos restantes fueron un castigo para el Barça, que llegó a perder por 13 puntos de ventaja (66-53).
Las caras gachas, los errores continuados y la falta de ideas presidieron los últimos minutos del partido firmados por el Barça en el OAKA. Será Panathinaikos quien juegue la fase final.


Deja tu Comentario