2014-05-16 19:05 Real Madrid Por: Administrador

Messi le cuela al Barça su mejor gol



Carlos Muñiz

Por si a alguien le quedaba alguna duda, Josep Maria Bartomeu se ha encargado de disiparla. El Barça se pone en manos de Leo Messi, del peor Leo Messi que se recuerda. Sus problemas con Hacienda le han obligado a forzar al Barcelona a revisar su contrato para poder hacer frente a los aproximadamente 40 millones que debe abonar para quedar en paz con el fisco español. Por otra parte, el escándalo de las cifras del fichaje de Neymar le ha venido como anillo al dedo para exigir una mejora considerable en su contrato. No podía consentir que alguien que comparte vestuario pueda cobrar más que él. Ficticias ofertas del París Saint Germain -incluso se llegó a hablar del Real Madrid- han colaborado en la campaña que el entorno de Messi ha puesto en marcha para obtener el máximo rendimiento a su ficha. Y el éxito ha sido total.



Quería ser el jugador mejor pagado del mundo y ya lo es. Al Barcelona le va a costar Messi cada año alrededor de 45 millones de euros brutos, más que el presupuesto de la mayoría de los equipos de Primera División. Y, además, para acabarlo de arreglar, Messi no cederá un sólo euro de lo que su imagen produzca comercialmente. Casi tanto como lo que ingresará por el concepto futbolístico. A diferencia del Real Madrid, que exige a sus jugadores el 50% de sus ingresos publicitarios, Messi no le ha soltado un euro al Barça, que le pagará 20 millones anuales netos más uno por jugar un número determinado de partidos, otro millón por alcanzar una cifra concreta de goles, otro por ganar la Liga y otro por ganar la Champions League.

Curiosamente, la movida económica en la que se ha metido el Barcelona coincide con el momento más crítico de jugador en el terreno de juego, ya que el Messi de la presente temporada poco ha tenido que ver con el de años anteriores. Lo cierto es que Bartomeu le ha premiado a Messi que se haya pasado la temporada caminando en lugar de corriendo, exigiendo fichajes, imponiendo entrenadores y llamando la atención a los directivos (Javier Faus) que se atrevieron a cuestionar su renovación.

Ahora más que nunca queda claro que Messi es el que manda en el Barça. Bartomeu, instalado en el poder de forma legal de acuerdo a los estatutos del club pero de manera contraria a la ética, se lo juega todo en la ruleta rusa a la ficha de Messi. Se ha puesto en sus manos y ahora sólo le resta esperar a que no le defruade para poder mantenerse en el poder. Se sabe que dentro de la directiva existía una facción importante partidaria de su venta, pero Bartomeu sabía que si llega a traspasar a Messi habría tenido que salir del Camp Nou en globo.



A Messi le han convertido en el futbolista mejor pagado del mundo cuando ya es incuestionable que no es el mejor. Ni siquiera ha recibido el reconocimiento de un Balón de Oro que parecía de su propiedad y que ahora está en mejores manos. 250 millones por cinco años le va a costar la broma al Barcelona. Sencillamente escandaloso. Las cifras y la posición de sumisión de un club supuestamente grande hacia un jugador que parece haberse creído que es "más que un club".


Deja tu Comentario