2013-07-12 18:07 FC Barcelona Por: Administrador

El mensaje del Barça: Guardiola es el rival



Héctor Planas

Sorprendió el silencio institucional del FC Barcelona tras las duras palabras de Pep Guardiola en su rueda de prensa en Italia. Tan sólo Jordi Cardoner, vicepresidente del club, se refirió mínimamente a las acusaciones del nuevo míster del Bayern de Múnich.



Sin embargo, Sandro Rosell y su junta directiva ha optado por la táctica de siempre: utilizar a los medios probarcelonistas para dañar la figura del entrenador catalán. Las columnas de opinión de los principales diario deportivos catalanes acusan a Guardiola de generar un problema en el Barça, cuando en realidad ha sido la actual junta quien se ha encargado de alimentar la polémica durante todo el año intentando desprestigiar a Pep Guardiola.

En su artículo de este viernes, el director de 'Mundo Deportivo', Santi Nolla, responde a la obediencia del régimen y carga contra Guardiola defendiendo los intereses del club que mantiene a su diario. Patético.

"No debería ser un enemigo, pero es un rival. Guardiola defiende ahora los colores del Bayern, no los del Barça. Es un adversario. Con cariño, pero enfrente. Y quiere incorporar a Thiago, jugador de la cantera del Barça. Y habló con el padre de Neymar para ficharlo y se dio cuenta, a los cinco minutos, que estaba comprometido con el club blaugrana. Es lógico que defienda los intereses del club que le paga. Eso forma parte del oficio de entrenador", empieza de forma relajada su artículo.



Sin embargo, a medida que avanza el texto, Santi Nolla ataca con fuerza: "Así, los hechos son: Guardiola contactó con el Bayern cuando era entrenador del FC Barcelona; habló con el padre de Neymar para incorporarlo y a los cinco minutos vio que no había opción; convence a Thiago para que fiche por el Bayern, después de que su hermano negociara una cláusula a la baja condicionada a un número de partidos jugados y ahora carga contra la Directiva, sin que exista ninguna alusión pública notoria sobre él, en sentido negativo, por parte del presidente o algún miembro de la Junta. Todo han sido elogios.

Dice que lo dejen en paz, pero quien ficha a Thiago es él. Comenta que no perdona que utilicen la enfermedad de Tito para hacerle daño cuando el Barça no ha dicho nada sobre esta cuestión, como tampoco ha comentado que fuera a comer con Cruyff. Guardiola utiliza 'la guerra de Pep' como cortina de humo para el fichaje de Thiago, para ajustar cuentas pendientes, enmarañar el ambiente del barcelonismo y dejarse puertas abiertas de futuro. Un entrenador que va a otro equipo es un adversario y no puede ir contra su antiguo club si quiere volver algún día, pero sí puede colocarse si carga contra la Directiva. Eso intenta abrir una guerra y no favorece la unidad. Aunque para que haya una guerra es necesario que dos quieran pelearse".

Juzguen ustedes mismos.


Deja tu Comentario