2012-11-05 16:11 Real Madrid Por: Administrador

El Messi más sucio se dejó ver ante el Celta



Hacía horas que había nacido su hijo y Leo, que saltaba al césped del Camp Nou sin haberse entrenado en la previa, sólo pensaba en sí mismo y en dedicarle un gol a su retoño. Y lo buscó sin importarle nada su imagen personal ni tampoco lo perjudicial que podría haber sido su actitud para su equipo.

A Messi se le vio errático, frustrado y tenso durante el partido. Apenas le salió nada de lo que intentó y falló ocasiones que normalmente, todo hay que reconocerlo, no perdona. Sus nervios eran evidentes. Además, fue sometido a un férreo marcaje por parte de Jonathan Vila. Y aguantó hasta que ya no pudo más... y le soltó el puñetazo que todos hemos podido ver (imagen superior) y que, por supuesto, no fue castigado.



Ya está bien de que al argentino se le consienta todo. Y también de que se lo consienta el club. En algunas jugadas, con pases claros a sus compañeros, como a Villa, prefirió jugársela, tal y como cuentan en 'Punto Pelota'. Y lo peor de todo es que nadie dirá nada en Can Barça. Su actitud del sábado será "normal" porque, entre otras cosas, el equipo venció. ¿Y si no lo hubiera hecho? Algo que, por otro lado, no hubiera sido de extrañar viendo el tercer gol culé en otro flagrante fuera de juego no señalado a Jordi Alba y las ocasiones que desperdició el Celta. Seguimos esperando una roja para Mesi... y ya van varias veces que pudo haberla visto.


Deja tu Comentario