2012-02-04 19:02 FC Barcelona Por: Administrador

El mindundi de Mourinho no sabe de qué habla



Parece ser que el Señor Don Ayudante de Mourinho, también conocido como La Voz de Su Amo, le ha cogido el gusto a la alcachofa e intenta lanzarse en el arte de la oratoria ante los periodistas, aunque queda claro que esto de expresarse no es lo suyo. Tampoco debe ser lo suyo ayudar al entrenador en el banquillo vistos los resultados de su decepcionante año y medio de técnico. El ayudante de Mourinho, que como entrenador no ha empatado contra nadie y no es nadie en esa profesión, sí tiene muy claro el desempeño de su deber, que no es otro que repetir las consignas de su jefe con sus obsesivas referencias al Barcelona. El ayudante, aunque todavía no le haya metido el dedo en el ojo a nadie, respira el mismo odio visceral que su jefe hacia el Barcelona. Es decir, lo que comúnmente se entiende por barcelonitis. Ni siete puntos de ventaja le permiten relajarse en esa pose tensa que siempre muestra públicamente. Seguramente la pose que más interesa al Real Madrid que dé su entrenador.

-El circunstancial entrenador del Real Madrid ha dicho hoy que "Nosotros hablamos después del partido de Copa, porque todo el mundo vio lo que pasó y era difícil no decir nada".



Efectivamente, todo el mundo vio lo que pasó. Igual que todo el mundo vio el pisotón de Pepe a Messi, el tirón de pelo de Coentrao a Messi y el teatro de Pepe en el Bernabéu, todo el mundo vio también cómo el Madrid falseaba la competición en la vuelta alineando a Pepe con la complicidad del Comité de Competición. Todo el mundo vio  cómo el árbitro permitía al Madrid seguir jugando con 11 jugadores por miedo de expulsar a Lass en la primera parte. Todo el mundo vio cómo Sergio Ramos se fue del campo con mucho retraso después de seis entradas merecedoras de tarjeta. Todo el mundo vio las imágenes de Mourinho esperando al árbitro con premeditación, nocturnidad y alevosía. Todo el mundo no vio lo que dijo, pero ya se encargó su portavoz particular de explicarnos que le llamó "sinvergüenza". Todo el mundo escuchó a Casillas reconocer lo que le dijo al arbitro. Todo el mundo esperaba sanciones para comportamientos tan ajenos a la deportividad y el fair play. Y todo el mundo está sorprendido de que nadie se atreva a hacer justicia y a pararle los pies a un equipo cuyo responsable técnico recucurre a la antideportividad para lograr unos objetivos que no consigue. Todo el mundo ha visto que este año se han enfrentado el Real Madrid y el Barcelona cinco veces y el Madrid no ha ganado ninguno de esos partidos. Para el asistente de Mourinho era difícil no decir nada tras el partido de Copa y ahora se extraña de que hablen otros. Es un claro problema de entendederas.

-"Ahora son otros los que hablan. Nosotros reconocemos cuando nos han beneficiado y cuando nos han perjudicado. No voy a hablar si el Barcelona tiene motivos o no para quejarse, yo hablo de lo que pasa aquí. Ellos sabrán lo que hacen".

-A ver si va a creer el asistente de Mourinho que sólo pueden hablar su amo y él... Pues sí, igual que habla -o lo intenta- él, también los demás tienen derecho a expresarse. Miente el asistente cuando dice que el Madrid reconoce públicamente cuándo sale beneficiado por un árbitro. En sus duelos con el Barcelona ha salido beneficiado siempre y sólo se han escuchado relinchos de mal perdedor desde el lado blanco, con él incluido. En el Madrid de Mourinho no hay lugar para la autocrítica, sólo para el insulto, la agresión y la provocación. Mourinho jamás asume un tropiezo. La culpa siempre es de los demás: el árbitro, el calendario, los recogepelotas o sus propios jugadores. Y si el señor asistente sólo habla de lo que pasa "allí", que lo cumple y que deje en paz a los demás y se olvide de esa obsesión por el Barça que no le deja vivir. Que disfrute de los siete puntos e intente conservarlos, si puede, porque hasta ahora no han sido capaces de demostrar que son mejores que el Barça en los cinco encuentros que han disputado (cero victorias). La manida excusa de los árbitros ya cansa, fundamentalmente porque "todo el mundo lo ha visto" y nadie se lo cree ya.




Deja tu Comentario