2012-07-05 09:07 FC Barcelona Por: Administrador

El objetivo número uno de Tito Vilanova



Mientras unos, en una Fábrica en decadencia, producen churros para repartirlos por el mundo, el Barça mima y cuida a la cantera. Porque cree en ella y en sus capacidades. Un modelo único que le permite ser un ejemplo en el deporte, tanto por su forma de ganar como por su comportamiento lejos de los terrenos de juego.

Ahora, dada la política económica de austeridad que ha impuesto el club presidido por Sandro Rosell, Tito Vilanova se ha desentendido de las posibles llegadas externas y ya se fija un objetivo prioritario: quiere jugar con un once con ADN cien por cien barcelonista.



Una alineación inicial de La Masía que podría estar formada por Valdés en portería y por Montoya, Piqué, Puyol y Jordi en el eje defensivo; ya en el centro del campo, el técnico de Bellcaire d'Empordà colocaría a Busquets, Xavi y Cesc; y en tres cuartos de cancha, Messi, Iniesta y Pedro se encargarían de poner los goles para cerrar un once de ensueño.

En la caverna mesetaria, mientras tanto, fichan a golpe de talonario para perfilar un equipo de mercenarios que intente hacer sombra a este equipo de leyenda. Ni el clan portugués de José Mourinho hace titubear a este Barça superlativo. Y es que la cartera no puede con la cantera, porque estos maravillosos futbolistas sienten al Barça desde que eran niños.

Once de la casa y entrenador de la casa para formar un equipo perfectamente capacitado para ser el mejor en España y en Europa. Haciendo las cosas bien el Barça consigue hacer felices a los suyos. El éxito no depende de los resultados. Independientemente del número de trofeos que recolecte el equipo este año, la afición ya está contenta por ser de un equipo con el que se siente plenamente identificada.




Deja tu Comentario